October 2009

Una fanaticada con su propio estilo

FILADELFIA -
Con nuestra llegada a esta ciudad y la expectativa de la Serie Mundial aquí por
segundo año consecutivo, llamó la atención de cantidad de instalaciones
deportivas en un área tan concentrada, donde juegan los Filis, los Eagles de la
NFL, los 76ers de la NBA y los Flyers del hockey sobre hielo (NHL).

Para el fin
de semana de los Juegos 3, 4 y 5 aquí de la Serie Mundial, estaban programados partidos de todos,
además de conciertos en tres noches consecutivas de la popular banda de rock
Pearl Jam.

Filadelfia
siempre se ha conocido como una gran ciudad deportiva, y sobre todo exigente…abuchean
a cualquiera, hasta la leyenda y Salón de la Fama Mike Schmidt en determinados
momentos. Aquí lo más famoso es un momento en 1968, cerca de las navidades,
cuando en el estadio de los Eagles salió al terreno un hombre disfrazado de
Santa Claus, y fue abucheado.

Pero los
fans de Filadelfia le guardan lo mejor a la oposición, y pobres de los
espectadores que llegan con camisetas de los equipos contrarios. Algo para pensar
cuando vean las tantas toallas blancas en este estadio donde los Filis ganaron
10 de 11 juegos de postemporada en casa del 2008 al 2009.

Serie Mundial: Dos pesos pesados

NUEVA YORK -
Son pocas las veces en que ves dos equipos tan bien armados en una Serie
Mundial
.

Por un lado
tienes a los Yankees, la mejor escuadra que se puede comprar, con un talento
sin igual y con piezas que ahora encajan bien para producir las victorias
cuando más se vale. Por otro los Filis llegan con mucha experiencia en octubre
y un lineup que no tiene nada que envidiarle a la alineación de los Mulos.

Hay
diferencias en el pitcheo. La rotación de los Yankees cuenta con tres abridores
de una calidad incuestionable cuando se trata de CC Sabathia, A.J. Burnett y
Andy Pettitte. La de los Filis tiene mayor cantidad (Cliff Lee, Pedro Martínez,
Cole Hamels, Joe Blanton y J.A. Happ), pero aparte de Lee, ninguno de esos
nombres te motiva a decir la palabra “as”.

Para
muchos, el campeón del 2009 será el equipo cuyo bullpen se vea mejor en la
Serie Mundial.

Todos
sabemos que no fue la mejor temporada del taponero de Filadelfia, Brad Lidge,
pero éste sí rindió en las primeras dos rondas de los playoffs. Si continúa su
repunte de octubre, significará mucho para los Filis. El relevo intermedio
también tuvo altibajos en el 2009, pero contra los Dodgers sí se pudo con Ryan
Madson, Chad Durbin, Scott Eyre y Happ, entre otros.

En el caso
de los Yankees, nadie cuestiona la capacidad del panameño Mariano Rivera,
aunque haya permitido una carrera en el decisivo Juego 6 vs. Angelinos. La
interrogante es con Joba Chamberlain, Phil Hughes y el resto del relevo
intermedio, que se vio algo tambaleante en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.
Si esos dos lanzan como pueden, además de Dave Robertson, Phil Coke y el
dominicano Dámaso Marte, ahí los Mulos tendrán una clara ventaja.

Antes
cuando la gente me pedía pronósticos sobre un evento determinado, contestaba de
la siguiente manera, en tono de broma por supuesto: “Te tengo una primicia–el primero
en ganar cuatro juegos va a ser campeón”. Con eso quería decir que en realidad
ningún “experto” ni “técnico” sabe lo que va a pasar; eso es lo que más me
gusta del deporte y el único motivo de ver los partidos, precisamente el hecho
de no saber a ciencia cierta cuál puede ser el resultado.

Ahora bien,
si me obligan a dar un pronóstico–y parece que en estos menesteres hay que
hacerlo sí o sí–pues me voy del lado de los Yankees, precisamente por lo fuerte
que se ven en todos los renglones del juego ahora misma y la profundidad de su
talento.

Si ganan
los Filis, recuerden lo que afirmé sobre la incertidumbre del deporte…y si ganan
los Yankees, recuerden que soy un genio, un gurú infalible.

Hasta la
Próxima, Desde…¿Filadelfia?

 

 

 

Dejan bastante que desear

ANAHEIM – Con las tantos errores de los árbitros en la
Serie de Campeonato de la Liga Americana, se ha desatado un debate sobre el uso
de la repetición instantánea, o “superjuez” en el béisbol de Grandes Ligas, por
lo menos en postemporada.

Es un tema interesante con argumentos meritorios de
ambos lados.

Por una parte, se dice que la única forma de que todo
se haga de manera justa es que se corrijan los errores de los umpires. Claro
que sí.

Pero del otro lado se afirma que los partidos de
béisbol ya son bastante largos, con tantos cambios de pitchers, tanto tiempo
entre lanzamientos y pausas comerciales tan largas.

Entonces, ¿de cuál manera se pierde más televidentes? ¿Con
un juego interminable con aburridas pausas para que se analice la jugada
cuestionada, o con un espectáculo que pierde credibilidad con jugadas mal
apreciadas?

Tengo que confesar que viendo ambos lados del debate,
no tengo una opinión categórica al respecto. Lo que sí me parece increíble es
que árbitros de tanta experiencia y dizque tanta calidad estén fallando tanto.

Y con la televisión y la tecnología como está ahora,
ningún error pasa desapercibido…

Hasta la Próxima, que será Desde…¿Nueva York?

Entre batazos y nevadas

MINNEAPOLIS  – Cuando llegamos  a la ciudad de Minneapolis, sede de los
Melizos de Minnesota, lo primero que nos llamó la atención fue el frío, con una
temperatura de unos 35 grados Farenheit.

Es decir,
si aquí no hubiera un estadio techado, los Mellizos y los Yankees estarían
jugando en ese frío.

A partir de
del 2010, los Mellizos jugarán al aire libre, ya que inaugurarán el Target
Field en el centro de Minneapolis en abril. Ya vimos el estadio y se ve bien
bonito, pero vaya, no sé cómo se jugará aquí en abril y octubre (y como MLB
insiste en poner la Serie Mundial cada vez más avanzado en el año, hasta
noviembre). Una nevada aquí en esos meses no es nada fuera de lo común.

Ya en estos
playoffs vimos la postergación de otro juego en Denver durante la serie entre
los Rockies y los Filis, por una nieve que cayó en esa zona de la montaña. Y el
día que se jugó el desempate aquí entre los Mellizos y los Tigres, hacía 39
grados Farenheit en medio de una fuerte lluvia.

Cuando los
Mellizos jugaron en postemporada en su antiguo Metropolitan Stadium (1965, 1969
y 1970), la Serie Mundial pocas veces se pasaba del 20 de octubre. Ahora es
bien diferente.

Uno sugeriría
que se jugara un poco menos en octubre, pero no se habla de eso, sino todo lo
contrario.

A pasar
frío entre batazos.

<!–
/* Font Definitions */
@font-face
{font-family:"Cambria Math";
panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4;
mso-font-charset:0;
mso-generic-font-family:roman;
mso-font-pitch:variable;
mso-font-signature:-1610611985 1107304683 0 0 159 0;}
@font-face
{font-family:Calibri;
panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4;
mso-font-charset:0;
mso-generic-font-family:swiss;
mso-font-pitch:variable;
mso-font-signature:-1610611985 1073750139 0 0 159 0;}
/* Style Definitions */
p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal
{mso-style-unhide:no;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
margin-top:0cm;
margin-right:0cm;
margin-bottom:10.0pt;
margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:Calibri;
mso-fareast-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}
.MsoChpDefault
{mso-style-type:export-only;
mso-default-props:yes;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:Calibri;
mso-fareast-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}
.MsoPapDefault
{mso-style-type:export-only;
margin-bottom:10.0pt;
line-height:115%;}
@page Section1
{size:612.0pt 792.0pt;
margin:72.0pt 72.0pt 72.0pt 72.0pt;
mso-header-margin:35.4pt;
mso-footer-margin:35.4pt;
mso-paper-source:0;}
div.Section1
{page:SectioHasta la
Próxima, Desde…la Región Norte

Se respira un aire positivo

NUEVA YORK – Siempre se habla del gran dinero que gastan los Yankees y la enorme presión de ganar un anillo de campeón.

Se habla de las expectativas, los tantos medios y lo exigentes que son los fanáticos.

Pero dos cosas me han llamado la atención en el Bronx: Lo relajados que
se ven los jugadores y con eso, una confianza que no pasa a ser
arrogancia, sino una creencia firme en sus habilidades.

YankeeStadium300x.jpg

Robinson Canó dice que “este equipo está fuerte”: claro que es obvio el talento, pero la forma en que lo expresa el dominicano es de alguien que sabe que ningún otro puede con los Mulos, como algo que deberían saber todos. Y no critica a los Mellizos ni a ningún otro, sino que sabe de lo que es capaz el equipo de Nueva York.

Hasta con la mini-controversia de los receptores boricuas Jorge Posada y José Molina, tampoco se percibe una mayor tensión en el clubhouse. Claro que Posada no está de lo más contento al no iniciar el Juego 2, pero no parece haber distraído a nadie en la meta de ganar.

Y cuando cuentas con personajes como Nick Swisher y Johnny Damon, que siempre ponen un aire leve en el conjunto, puede ser una química ganadora en esta edición de los Mulos, que son guiados por Joe Girardi, quien tiene amplia experiencia en la Gran Manzana y todo lo que conlleva eso.

¿Será algo auténtico que se percibe, o una simple corazonada mía? No sé qué es, pero se siente algo distinto en estos Yankees en comparación con los equipos que perdieron en primera ronda del 2005 al 2007…mantengan la sintonía.

Hasta la Próxima, Desde la Gran Urbe.

Fue una larga espera para los Mulos

NUEVA YORK
– Volviendo a postemporada después de un año de ausencia, los Yankees de Nueva
York se encuentran con la ventaja de casa–su nueva casa–para la Serie
Divisional de la Liga Americana, cada uno de los jugadores de los Mulos dijo lo
mismo al preguntársele lo siguiente: ¿Cuál es tu preferencia entre enfrentarte
a los Tigres o los Mellizos? La respuesta de todos fue, “No me importa”.

Puede ser
cierto…o puede ser simplemente la respuesta “estándar” para ese tipo de
preguntas. Ustedes pueden sacar sus propias conclusiones.

Pero algo
es cierto, aunque no lo quieran decir ni Joe Girardi ni los jugadores de los
Yankees: No puede ser fácil no saber tu oponente hasta menos de 24 horas antes
del primer partido.

Las
circunstancias del juego de desempate fueron bastante inesperadas: Primero,
estoy seguro de que los Yankees esperaban ver a Detroit hasta hace unos pocos
días, cuando se apretó de verdad la situación de la División Central. Y
segundo, debido a la casualidad de que los Vikingos de Minnesota del fútbol
americano de la NFL jugaban en casa el lunes por la noche, el partido decisivo
entre Mellizos y Tigres tuvo que jugarse el martes, y ¡terminó más tarde aún al
irse a extrainnings!

Los
enfrentamientos monticulares, saber quién va a lanzar tal día, poder anticipar
tu lineup ante uno que otro brazo…no puede ser fácil para los Yankees.

No estoy
diciendo que vaya a ser un factor determinante, pero es difícil creer que “no
les importa para nada”, sobre todo con la espera. Ya veremos si hay repercusiones para los Mulos en la
primera ronda.

Hasta la
Próxima, Desde…la Gran Urbe por ahora

 

 

La experiencia no se improvisa

 

PHOENIXCon los playoffs del 2009, hay mucho que hablar, y
estaremos reportando, analizando y dando crónicas hasta no poder más.

Pero antes de comenzar la fiesta, hay algo de esta
postemporada que de plano llama la atención: La gran experiencia de muchos de
los managers.

En los últimos 10 años se ha estilado poner a gerentes
generales jóvenes, con nombres como Theo Epstein (Boston), Mark Shapiro
(Cleveland) y Andrew Friedman (Tampa Bay), entre muchos otros. La idea es que
estos ejecutivos manejan bien la tecnología moderna para analizar más a fondo
lo que le puede convenir a un equipo de Grandes Ligas, con resultados mixtos.

Es una tendencia que empezó con Billy Beane en
Oakland, y que ha evolucionado en esta década.

Pero en la cueva, siguen con mucho éxito los “viejos
zorros” en los últimos años. En la postemporada del 2009 veremos a Joe Torre,
Tony La Russa y Charlie Manuel en la Liga Nacional, y lo más probable a Jim
Leyland en la Americana.

Todos tienen su base en el béisbol de los años 60,
mucho antes de la popularización de las computadoras, Bill James, STATS,
Baseball Prospectus y otros recursos para evaluar el valor de un pelotero.

Lo antes mencionado sí ha sido importante para los
“tecnócratas” del béisbol en las oficinas ejecutivas, pero en el dugout los
Torre, La Russa, Manuel y Leyland saben cómo manejar las personalidades de los
jugadores, cómo sacarle lo máximo y cómo lograr resultados con el material que
se les da.

Da gusto ver cómo su generación se ha mantenido
vigente en los mayores niveles de éxito de Grandes Ligas. A estos magos les
queda poco en el béisbol, como vimos con otro de los sabios de su grupo, Bobby
Cox, quien tiene previsto retirarse luego del 2010.

Mientras tanto, ya veremos si uno de estos managers de
la “vieja escuela”, todos con por lo menos un anillo de Serie Mundial, vuelve a
celebrar en octubre (o más bien noviembre).

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 


 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.