May 2010

Este de la Nacional sin equipo “malo” ahora

2Wg9mSPc.jpg

PHOENIX – Fue bien interesante ver cómo los Mets barrieron
en tres juegos consecutivos a los Filis, después de llevarse dos de tres en su
serie vs. los Yankees.

 Como bien dijo Hal Bodley de MLB.com, el equipo de Queens sí
tiene con qué competir en el Este de la Liga Nacional.

 Lo que me llama la atención de los Mets y de la División del
Este
es que ahora mismo, no veo ningún equipo malo entre los cinco. Es un caso
curioso…no recuerdo haber visto una división sin por lo menos un conjunto
débil.

 En los últimos años los Mets han sido una especie de novela,
con los dos colapsos del 2007 y 2008, el despido del manager Willie Randolph
pasadas las 2 a.m. Hora del Este, la debacle de Tony Bernazard y su salida de
la organización, las tantas lesiones del 2009 y, en días pasados, el “encontronazo”
de Francisco Rodríguez con el coach del bullpen
–entre muchas otras cosas.

 Pero hay algo innegable cuando se trata de este equipo de
Nueva York: Hay talento. Cuando un equipo cuenta con nombres como Johan
Santana, José Reyes, David Wright, Jason Bay, Rodríguez y el joven Ike Davis,
entre otros, va a haber victorias.

 Con las lesiones que aún padecen y la incertidumbre en la rotación
abridor, no puedo decir definitivamente que vayan a ganar la división ni que
vayan a clasificar en la Liga Nacional. Pero son un equipo peligroso, capaz de
ganar juegos por montones–si no hay más lesiones ni dramas, algo difícil de
pronosticar cuando se trata de los Mets.

 A la fecha de escribir este blog, ningún equipo del Este
tenía marca negativa…los Nacionales y Marlins compartían el último lugar con récords
idénticos de 24-24.

 La Florida llegó al 2010 con muchas expectativas y
Washington, con varias mejorías y esperando por la llegada a Grandes Ligas de
Stephen Strasburg, no es el equipo malo al que estábamos acostumbrados a ver. De su parte, los Bravos de Bobby Cox pueden dar la pelea.

 Por supuesto, el favorito sigue siendo Filadelfia, ganador
de la división en los últimos tres años y bicampeones de la Liga Nacional. Pero
los Filis han sufrido muchas lesiones también, sobre todo en el bullpen (Brad
Lidge, Ryan Madson) y en el campo corto con Jimmy Rollins fuera prácticamente
toda la temporada hasta ahora.

 Quizás con la excepción de los Nacionales, el Este está para
cualquiera, a mi juicio. Si fuera a apostar, me iría otra vez con los Filis…pero
tal vez le pondría un poco de dinero a los Mets. Ojo con ese equipo.

 Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

Hay que dejar tranquilo al deporte

wrigley.jpg

PHOENIX – Hace unos días estuve hablando con varios jugadores de los Cerveceros de Milwaukee, en su reciente visita al Chase Field para una serie contra los Diamondbacks.

Entre las conversaciones que sostuve con los integrantes del equipo, relacionadas con el béisbol por supuesto, surgió el tema (no lo puse yo…lo pusieron ellos) de la ya famosa ley SB 1070 aquí en el estado de Arizona, la que le da más libertad a la policía para detener a la gente que sospecha de ser inmigrantes ilegales en EE.UU.

Mi opinión personal sobre la nueva ley, que está programada para entrar en vigencia el 29 de julio, no tiene ninguna relevancia. Lo que quiero destacar es la situación delicada que se presenta cuando se mezcla la política con el deporte.

El caso de Arizona es bien interesante, cuando se toma en cuenta que hay tantos peloteros latinoamericanos aquí, no sólo durante los entrenamientos de primavera, sino en diferentes momentos con los entrenamientos extendidos, la Liga Otoñal de Arizona y, por supuesto, durante toda la temporada de los Diamondbacks.

El sindicato de peloteros, como bien debe hacer, quiere proteger lo más que pueda a sus integrantes latinoamericanos que puedan caer en la mira de la policía debido a factores como su color y en algunos casos, su falta de dominio del inglés. Con eso en mente la Asociación de Jugadores se proclamó en contra de la nueva ley.

Pero con lo que no estoy de acuerdo es que se hagan llamados para boicotear a los Diamondbacks, o a los equipos que entrenan aquí, o al Juego de Estrellas del 2011 que está señalado a realizarse aquí.

Sé que suena bastante “cursi” decir cosas como “el deporte une” y otros slogans que son para mentalidades simplistas. Sin embargo, tengo que ponerme al lado de los que quieren que se deje tranquilo al deporte.

Entiendo que una forma de protestar lo que uno considera una injusticia es dejar de invertir en ciertos negocios para “castigar” a los responsables de la ofensa. Pero hay muchas formas de hacer eso, sin perjudicar a un equipo de deportes. No soy tan ingenuo como para ignorar la conexión entre entidades deportivas y las legislaturas de sus estados; no obstante, también creo que hay fuerzas más nefastas detrás de las injusticias que los Diamondbacks de Arizona (que por cierto tienen una página web en español, narración radial en español y todo un departamento dedicado al mercadeo hispano–), los Cardenales de Arizona, los Phoenix Suns o los Coyotes de Phoenix.

Me parece el deporte un blanco fácil y barato para las protestas. Una cosa es solidaridad con los que uno cree que pueden verse afectados por lo que se considera una ley injusta. Pero castigar al deporte es una protesta mal dirigida. Hay otras entidades más merecedoras de boicots y otras medidas.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.