Juego de Estrellas, entre show y seriedad

g4usrEQR.jpg

PHOENIX – Todos los años vemos el mismo debate en torno al Juego de Estrellas: ¿Quiénes deberían estar en el Juego de Estrellas y quién no? ¿Cuáles son las mayores injusticias cometidas por los fanáticos, los managers de cada liga y los mismos jugadores que seleccionan a sus propios colegas?

Para mí, hay una manera sencilla de ver esto: al tener los fanáticos una voz tan determinante (eligen a los titulares), el evento es más “show” que competencia. Y eso en sí está bien, ya que al fin y al cabo los deportes son de los fanáticos y para los fanáticos.

Pero si los fans van a tener tanto poder en quiénes están en el terreno, no estoy de acuerdo con que el resultado del partido determine la ventaja de casa de la Serie Mundial, porque eso le da una dimensión de seriedad que nadie puede subestimar. Es decir, o es un evento serio con verdaderas repercusiones, o es un show para dividir la primera mitad de la temporada de la segunda.

Si fuera un evento de suma seriedad, los fanáticos no tendrían voz alguna para elegir a los participantes. La mayoría no vota con su cabeza, sino con su corazón. Es de esperarse.

Ahora bien, al decidir este encuentro la ventaja de local del Clásico de Otoño, los participantes deberían elegirse por el manager y sus coaches, con la mera meta de ganar…y punto.

Como está el sistema ahora, tenemos un show que determina algo bastante serio. Es una contradicción criticada desde hace años por muchos periodistas, analistas y observadores generales.

Lo curioso del caso es que desde el 2003–el primer año en que el Juego de Estrellas determinó la ventaja de local de la Serie Mundial–no se ha dado ningún Clásico de Otoño que haya ido al máximo de siete partidos, es decir que en realidad no se ha “decidido” nada con este sistema. Cuando haya un séptimo juego de una Serie Mundial, ahí surgirá de nuevo el debate sobre el mérito de decidir algo tan serio con un evento como el Juego de Estrellas.

En lo personal a mí me encanta el Juego de Estrellas del béisbol, mucho más que los eventos de esta naturaleza de otros deportes como el básquet de la NBA o el fútbol americano. El béisbol tiene la particularidad de ser un deporte muy individualizado con bateador contra lanzador. Ahí lo mejor contra lo mejor es un espectáculo digno de verse. Pero hasta que se hagan modificaciones en la selección de los jugadores, seguiremos con las contradicciones y las injusticias.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: