August 2010

El “Rey” y las injusticias de siempre

hR9uBJtP.jpg

PHOENIX – Es bien interesante lo planteado por el colega
Eric Núñez acerca del Cy Young
de la Liga Americana y las posibilidades o no
del venezolano Félix Hernández, de los Marineros. Básicamente el argumento es
que “El Rey Félix” merece el premio si uno analiza los números ahora mismo, a
pesar de no tener un récord positivo como en los casos de David Price y CC
Sabathia, los dos favoritos para ganar el galardón.

Eso de los premios individuales se basa mucho en las
victorias, sean las colectivas de un equipo en el caso del Jugador Más Valioso
(con pocas excepciones) o las individuales de los pitchers en la lucha por el
Cy Young. Claro, para los lanzadores puede ser injusto que los triunfos sean
tomados tan en cuenta por los votantes, en lugar de otros números que reflejan
más el dominio de un pitcher, como los innings lanzados, los ponches y los hits
permitidos, entre varios otros.

 Se recuerdan varias temporadas en que los ganadores del Cy
Young se quedaron con el premio por su cantidad de victorias, por encima de
otros candidatos que parecían tener más méritos. Dos ejemplos que vienen a la
mente son Bob Welch (27 triunfos) por encima de Roger Clemens en 1990 y Barry
Zito (23 victorias) sobre Pedro Martínez en el 2002.

 Un caso extremo que recuerdo muy bien es el de 1987, cuando
bien se pudo haber hecho argumentos a favor de un lanzador con récord perdedor
en un equipo mediocre. Pero no se trata de un pitcher cualquiera, sino de nada
más y nada menos que el Salón de la Fama Nolan Ryan.

 En aquella temporada, en la que se dispararon mucho los números
ofensivos (se decía que la bola estaba “cargada” y caminaba mucho), Ryan fue
líder de la Liga Nacional en efectividad (.276) y ponches (270) en 211.2
entradas y 34 aperturas , permitiendo apenas 154 hits. Pero no fue convocado al
Juego de Estrellas y sus Astros de Houston terminaron con marca de 76-86. ¿Y
el récord de Ryan? ¡8-16!

 A sus 40 años tuvo esa clase de campaña, y por supuesto su
nombre no estuvo ni cerca del líder en las votaciones para el Cy Young. Terminó
quinto, sin un solo voto para el primer lugar. El ganador fue el taponero de
los Filis, Steve Bedrosian, quien salvó 40 juegos y tuvo efectividad de 2.83.

 Claro, éste fue un ejemplo extremo, pero demuestra que la
situación de Félix Hernández es algo que se ha visto en el pasado, y que se
verá en el futuro. Así es la naturaleza de los premios individuales, por bien o
por mal.

 Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

 

A pesar de todo, Boston sigue en la pelea

e7dt5FbR.gifPHOENIX – Para muchos, el 15 de agosto es una fecha clave para medir las posibilidades reales de un equipo que aspira a playoffs, por encima del 4 de julio o cualquier otra. Imagínense: hace apenas un mes, estaban en plena pelea los Tigres, los Mets y los Dodgers. Ahora parecen estar totalmente hundidos.

Vemos claramente en la Liga Nacional lo siguiente: El Este se disputará entre Bravos y Filis, la Central entre Rojos y Cardenales y el Oeste entre Padres y Gigantes. Y por supuesto, el comodín entre una combinación de estos equipos que se encuentren en el segundo lugar de sus respectivas divisiones.

En la Americana, Texas tiene el carril de adentro por encima de los Angelinos en el Oeste, y está claro que la Central será entre Mellizos y Medias Blancas. Lo que nos tiene bien entretenidos es esa División Este, que no sólo cuenta con una gran lucha entre Yankees y Rays, sino también un equipo de Boston que no se da por vencido, con todo y las lesiones que ha sufrido.

Confieso que hubiera dado por muerto a los Medias Rojas para el 15 de agosto, con tantas bajas que han sufrido. Pero ahí están, a cuatro juegos del comodín del Joven Circuito. Jacoby Ellsbury acaba de volver a la lista de lesionados después de apenas nueve partidos de regreso. La lista de los que se han ausentado en algún momento del 2010, o en varias ocasiones, es interminable: Víctor Martínez, Mike Cameron, Kevin Youkilis, Dustin Pedroia (que ya vuelve), Jason Varitek y Josh Beckett son sólo algunos de ellos.

Siempre he respetado la obra de Theo Epstein en Boston. Claro está que cuenta con muchos recursos para armar un equipo, pero lo hace con inteligencia y no necesariamente a base de puros “billetazos”, estilo Yankees. Sí otorgan grandes contratos, pero lo hacen de una manera más discreta. Y año tras año ahí están, luchando en ese infernal Este. Lo que han logrado en el 2010 es digno de elogios. Con las lesiones y demás obstáculos, llegaron al 15 de agosto con posibilidades de “colarse” en la postemporada. ¿Lo harán? ¿Quién sabe? Pero el mantenerse en la pelea ha sido la victoria y Epstein y los Medias Rojas hasta ahora.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Un Oeste que no perdona a nadie

8eEAtnTU.jpg

SAN LUIS – Durante unos días de visita aquí en el Medio Oeste de Estados Unidos, he visto a los Cardenales barrer a los Piratas, en la continuación de la fuerte lucha entre San Luis y Cincinnati por la División Central de la Liga Nacional.

Sin embargo, no puedo dejar de ver con sumo interés lo que está pasando en el Oeste de la Nacional, división mía “de local” por mi condición de residente de Phoenix, Arizona. Con la barrida que le propinaron los Gigantes a los Dodgers, ahora mismo vemos una lucha entre dos: San Francisco y San Diego.

Es interesante la situación del Oeste. Los Dodgers acaban de adquirir a varios peloteros antes de la fecha límite del 31 de julio, incluyendo a Scott Podsednik, Ryan Theriot y Ted Lilly. También llama la atención el hecho de quedarse con Manny Ramírez, a pesar de informes de ofertas–por más discretas que hayan sido–para cambiarlo. En otras palabras, el gerente general Ned Colletti no tira la toalla. Los Angeles llegó al 2 de agosto en el cuarto lugar, a ocho juegos de los punteros Padres. Ya veremos qué trae el próximo mes para los azules.

En el caso de los Rockies de Colorado, no acaban de arrancar todavía. Tienen un buen historial de encenderse en agosto  y septiembre, como fue el caso tanto en el 2007 como en el 2009, pero el tiempo no está de su lado.

Los Gigantes, con tanto pitcheo, están ahí mismo. Claro, les gustaría agregar un bate antes del 31 de agosto (¿Adam Dunn o Derrek Lee?), pero quién sabe. A mi juicio, pueden dar la batalla hasta el final a base de puros brazos.

Y por supuesto, los Padres han demostrado que son una realidad. También repletos de pitcheo, agregaron los bates de Miguel Tejada (no ha convencido hasta ahora) y Ryan Ludwick (tremendo negocio para los Frailes).

Desde el 2006, del Oeste de la Liga Nacional han clasificado solamente los Dodgers y los Rockies, con la excepción de un Arizona sorpresivo y joven del 2007. Si Los Angeles y Colorado no se ponen las pilas, Padres y Gigantes “les van a comer los caramelos”. En el caso de San Diego, será contra todos los pronósticos.

PURO BÉISBOL AL LADO DEL ARCO
Si alguien dudaba de lo que es la fanaticada de San Luis y la locura de béisbol en esta ciudad, lean esto: Informa el Sports Business Journal que los Cardenales son el equipo de Grandes Ligas con más rating de televisión local, con 7.9 en el mercado. Les siguen Minnesota (7.85), Filadelfia (7.2) y Cincinnati (6.52).

Hasta la Próxima, Desde…la Ciudad del Arco

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.