January 2011

Cosas que se ven en solamente en el Bronx

GgeLJ95V.jpg

PHOENIX – Me parece bien interesante lo que ocurrió con la
firma de Rafael Soriano con los Yankees, específicamente lo claro que habló
Brian Cashman
acerca de su opinión sobre la transacción.

Cashman fue bien honesto al decir que no estuvo de acuerdo
con el fichaje. Dicha posición no se debe a una falta de calidad del dominicano
ni lo que puede aportar en los Yankees, sino la cantidad de dinero que le
dieron (US$45 millones por tres años) y el hecho de tener que ceder una
selección del draft a los Rays, todo por un relevista intermedio, al menos
durante el contrato de dos años que firmó en noviembre el cerrador panameño
Mariano Rivera.

Como se ha señalado en diversos informes, el dueño principal
de los Yankees, Hal Steinbrenner, y el presidente del equipo, Randy Levine,
fueron los que tuvieron la última palabra al decidir firmar a Soriano.
Inclusive, durante la rueda de prensa para presentar oficialmente al relevista,
Cashman reconoció plenamente que no estuvo involucrado en las negociaciones con
el representante de Soriano, Scott Boras.

Parece que las locuras de los Yankees van en ciclos.

Después de muchas firmas, mucha nómina pero nada de playoffs
después de 1981, George Steinbrenner fue suspendido en 1990 por tratar de desacreditar
a su jugador estelar Dave Winfield en una disputa fea sobre el contrato del
ahora Salón de la Fama. Ante su ausencia, los Yankees desarrollaron un gran
equipo y luego ganarían cuatro Series Mundiales en cinco años.

Pero del 2002 al 2005, volvió George Steinbrenner a “meterse”
en las decisiones de personal en el terreno y los Mulos gastaron un dineral,
sin encontrar la química ganadora en octubre.

Como bien se ha documentado, Cashman recuperó algo de control
del equipo luego del 2005. Al salir de contratos horribles con peloteros como
Jason Giambi, Carl Pavano y Jaret Wright, entre otros, los Mulos construyeron
un equipo campeón para el 2009.

Con la enfermedad de George Steinbrenner desde el 2007,
quien tuvo que cederles control del equipo a sus hijos Hal y Hank, parecía que
por fin había llegado la sensatez al Bronx, para acompañar los tremendos
recursos económicos. Inclusive, después de no firmar a Cliff Lee en este
invierno, Cashman ha hablado de ser paciente, ver cómo evoluciona el mercado y
que se imponga el frío análisis por encima de la firma contundente por muchos
millones.

Pero con la llegada de Soriano, “forzada” por Hal Steinbrenner
y Levine, parece que ha regresado el circo al Bronx, el pánico cuando no son
los mayores protagonistas de una temporada baja (y sobre todo con todo lo que
ha hecho Boston este invierno).

Lo que me sorprende en este caso es la honestidad de Cashman
con los medios, y cómo los Steinbrenner y Levine aceptan eso. Tal vez demuestre
cierta madurez del grupo, que estén todos dispuestos a estar en desacuerdo y
seguir adelante.

Sea lo que sea la dinámica interna, me costaría pensar en
otro ejemplo de un equipo con tantas diferencias expresadas ante todo el mundo.

Me huele que es una película que apenas comienza en el Bronx…¿o será sólo un capítulo más del mismo drama
que se vive desde que el equipo fue adquirido por Steinbrenner en 1973?

Algo está claro: Los Yankees siempre dan de qué hablar,
dentro y fuera del terreno.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

 

 

Queda bastante talento en Queens

m9laVG8n.jpg

PHOENIX – Juzgando por el tono de la prensa neoyorquina y
conversaciones informales con arduos seguidores de los Mets, en la Gran Urbe no
se espera mucho del equipo de Queens para el 2011.

Es algo comprensible. Viniendo de otra temporada
decepcionante, no han hecho nada del otro mundo en este invierno, debido en
gran parte a que tienen mucho dinero comprometido en contratos existentes con
Carlos Beltrán, Johan Santana, Francisco Rodríguez y Jason Bay, entre otros. Además,
los Filis se fortalecieron con Cliff Lee, los Bravos agregaron a Dan Uggla y
hasta los Nacionales se pusieron las pilas, quitándole Jayson Werth a
Filadelfia.

Pero en los Mets queda talento. A pesar de la ausencia del venezolano
Santana hasta mediados de la temporada
(en el mejor de los casos), el caos en
la segunda base con Luis Castillo y la incertidumbre del bullpen, incluyendo al
Kid, hay talento en Queens. Con el nuevo manager Terry Collins, los Mets podrían
sorprender a muchos.

Con un Bay en salud, un Beltrán en salud y Angel Pagán en
los jardines, no está nada mal. David Wright y José Reyes, si están en salud,
representan un gran lado izquierdo del cuadro, tanto a la defensa como con el
bate. El primera base Ike Davis tuvo un primer año promisorio, y hasta Daniel
Murphy podría dar de qué hablar si se adueña definitivamente de la intermedia.

La rotación abridora sí está repleta de interrogantes. Es
encabezada ahora mismo–hasta que se reintegre Santana–por el trío de Jon
Niese, Mike Pelfrey y R.A. Dickey. Pero viene por ahí el prospecto dominicano
Jenrry Mejía, proyectado a enseñar un buen progreso en el 2011. Hasta Oliver
Pérez podría tener un repunte…el talento está ahí todavía.  Y si el Kid lanza como el Kid que firmaron los
Mets hace dos años, sin meterse en más líos personales, en Queens contarán con
un excelente cerrador.

Es verdad que los Mets han sido una especie de circo en los
últimos dos años, con capítulos raros y lamentables expuestos en los tabloides,
además de contratos mal concebidos y muchas, muchas lesiones.

Pero con Collins, el nuevo GG Sandy Alderson y un talento
considerable que aún queda en el equipo, no me sorprendería que amagaran con
dar la pelea en el Este de la Liga Nacional.

¿Les doy como
favoritos en dicha división? Claro que no. Pero tampoco los tengo perdiendo 90
juegos y hundidos como la versión del Este de los Piratas.

En el béisbol no hay nada escrito, y aquí no voy a escribir sobre
la “muerte” de los Mets del 2011 cuando aún falta un mes para que empiecen los
entrenamientos.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

 

 

 

Hay que estar atento, bien atento…

cnI4hbim.jpg

PHOENIX – El caso de Adrián Beltré ha sido uno de los temas
más llamativos de la temporada baja y para mí, es digno de bastante escrutinio.

Por un lado, a uno se le pueden “aguar los ojos” al ver lo
que hizo el dominicano con Boston en el 2010, con su buena defensa, sus 28
jonrones, 102 empujadas, buen promedio y sólido OPS (porcentaje de embasarse
más slugging).

Pero por otro, hay un patrón en su producción que llama la
atención: El año antes de firmar su gran contrato con los Marineros (cinco años,
US$64 millones), tuvo su mejor campaña con los Dodgers, conectando 48
cuadrangulares e impulsando 121 carreras. Pero en sus cinco temporadas en Seattle,
nunca empujó 100 carreras, nunca dio más de 26 vuelacercas y nunca bateó por
encima de .276. En otras palabras, no justificó su mega-contrato con los
Marineros.

Para restablecerse en el mercado, Beltré y su representante
Scott Boras decidieron aceptar un contrato de un año con Boston, donde
definitivamente el quisqueyano rindió. Es la misma estrategia que utilizó Boras
con el compatriota de Beltré, Carlos Peña, quien acaba de firmar por un año y
US$10 millones con los Cachorros después de batear por debajo de .200 con los
Rays.

¿Volverá Beltré a
dar números más discretos con un contrato a largo plazo, como sucedió en Seattle?
El tiempo lo dirá.

Pero hay más. Los Rangers definitivamente buscaban una
mejoría en la defensa de la antesala, donde Michael Young no es de los mejores
de dicha posición. Beltré es un tercera base auténtico, importante para un
cuerpo monticular que hace que la oposición ponga la bola en juego con mucha
frecuencia.

Además, Texas no necesita que Beltré cargue con toda la
ofensiva. Al fin y al cabo, los Rangers cuentan con bates como Josh Hamilton, Nelson
Cruz, Young, Ian Kinsler y Mitch Moreland, entre otros. Es un lineup mucho más
profundo que cualquier cosa vista por Beltré en Seattle entre el 2005 y el
2009.

Este contrato constituye una gran inversión de parte de
Texas con, a mi juicio, grandes interrogantes. En el papel luce como una fuerte
mejoría para los Rangers, pero hay que estar atento a la producción del
dominicano, a ver si se parecerá a la del 2004 y el 2010, o más a la del 2005
al 2009.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

 

 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.