March 2011

Gigantes exhiben mucha confianza en Arizona

BHaWLixM.jpg

PHOENIX
- He escuchado muchas veces y en muchos deportes diferentes a analistas que
afirman que un equipo que viene de ganar un campeonato “podría estar hasta
mejor” al año siguiente, basándose en lo que ven en el papel. Muchas veces sus
argumentos son bien fundamentados, pero con una temporada tan larga y tantas
interrogantes como las lesiones y la condición humana del atleta profesional,
la pura realidad es que nadie sabe qué va a pasar de un año a otro.

Traigo
a colación esto debido a una conversación que sostuve en estos días con Andrés
Torres
, de los campeones Gigantes de San Francisco. El jardinero puertorriqueño
me afirmó que “
el equipo está mejor que el año pasado” y que “la
experiencia de los playoffs del año pasado nos ayuda mucho.”

No es nada nueva la idea de que un equipo que ya ha pasado
por lo fuerte de un playoff de tres rondas para salir campeón tenga una ventaja
sobre los demás. En el caso de los Gigantes, se nota la confianza de un
campeón, pero lo más importante es que no se percibe una sobre-confianza, algo
que suele afectar a algunos conjuntos que han tenido muchos éxitos.

En el caso de San Francisco, llegaron en buena forma todos
los integrantes de esa formidable rotación que llevó a los Gigantes al título
de la Serie Mundial. En particular me impresiona cómo viene el boricua Jonathan
Sánchez
, en excelentes condiciones ya y quien luce preparado para dominar este
año.

Y quién puede ignorar lo que viene haciendo Pablo Sandoval,
con muchas libras menos y decidido a recuperar su puesto titular en la tercera
base, luego de un 2010 decepcionante a nivel personal.  Miguel Tejada tiene algunas limitaciones a
esta altura de su carrera como torpedero, pero el dominicano tiene la firme
misión de hacer quedar mal a los que afirman que está acabado. Si San Francisco
maneja el campo corto de manera inteligente–y creo que sí lo harán–no apostaría
en contra de un año positivo y productivo para Tejada.

Dos elementos que obviamente harán falta son el dominicano
Juan Uribe y el colombiano Edgar Rentería, dos piezas cruciales para San
Francisco en su año de ensueño del 2010, esencialmente son sustituidos por
Sandoval y Tejada. Al menos en temporada regular, no veo tanta baja en
producción, si éstos dos rinden como esperan los Gigantes.

El ambiente de San Francisco aquí en el desierto se ha visto
bastante relajado, pero sin quitarle el enfoque. “Hay mucha unión entre todo el
mundo”, me dijo Tejada acerca de sus nuevos compañeros. “Los muchachos son
muy decentes, muy profesionales; es lo bueno de este equipo.”

Nadie puede decir durante los entrenamientos qué va a pasar
de aquí a octubre. Pero si fuera fanático de los Gigantes, estaría bien
optimista con lo que traen en el 2011.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Estilo moderno en la cueva de Milwaukee

QEverjkC.jpg

PHOENIX
- Con tantas expectativas en los Cerveceros este año, se respira un buen
ambiente en el clubhouse del equipo de Milwaukee en sus instalaciones de
primavera aquí en el desierto. Pero aparte del talento que traen para esta
temporada, lo más llamativo es el cambio en la cueva con el nuevo manager Ron
Roenicke.

Cuando
hablas con los peloteros de los Cerveceros, éstos mencionan el trato de
Roenicke sin ser ésa la pregunta necesariamente. Te dicen que se porta como un
pelotero, que los entiende y que ha puesto un tono bien positivo a estos
entrenamientos.

Para
los jugadores de este equipo, el contraste tiene que ser grande. El manager de
Milwaukee del 2009 al 2010, Ken Macha, dejaba que sus coaches se encargaran de
la mayoría de las prácticas y hasta la comunicación. Macha es un respetado
hombre de béisbol, con dos títulos divisionales conquistados en Oakland a
mediados de la década pasada. Pero se notaba que llevaba un estilo de la “vieja
escuela”. Inclusive, cuando el gerente general de los Atléticos, Billy Beane,
lo despidió (justo después de ganar el Oeste de la Americana en el 2006), señaló
una “falta de conexión” con los peloteros como el motivo principal.

Roenicke,
quien viene de la familia de los Angelinos y su amigo Mike Scioscia, es todo lo
contrario. Hasta en el trato con la prensa se puede percibir su atención a los
detalles y su habilidad de comunicar una idea de manera bien profesional. Su
estilo no sólo recuerda al exitoso Scioscia, sino también a Joe Maddon de los
Rays, que también salió del cuerpo de coaches de los Angelinos hace cuatro años
y ha hecho maravillas con el equipo de Tampa Bay.

Todo
el mundo sabe que al menos para este año, el talento está ahí para que los
Cerveceros puedan competir por un puesto en los playoffs. Pero a mi juicio, el
cambio de manager terminará siendo un factor crucial a favor de Milwaukee, para
sacarle lo mejor al equipo y maximizar las habilidades de cada pelotero en sus
diferentes dimensiones.

Hasta
la Próxima, Desde el Desierto

División Central bien fuerte…en Arizona

77Nja6jn.jpg

PHOENIX – De los seis equipos de la División Central de la
Liga Nacional, tres entrenan en Arizona y tres en la Florida. Parece estar claro
que los que se preparan para el 2011 en el área de Phoenix le llevan la ventaja
de cara a la temporada regular.

Cerveceros, Rojos y Cachorros se encuentran aquí con todos
los hierros, sobre todo los primeros dos. Mientras tanto, Piratas, Astros y
hasta Cardenales se perfilan como equipos con bastantes complicaciones.

Comencemos por lo obvio. Con las adquisiciones de Zack
Greinke y Shawn Marcum para acompañar al mexicano Yovani Gallardo en la
rotación, más una fuerte ofensiva que incluye a Prince Fielder, Ryan Braun y
Corey Hart, entre otros, Milwaukee se ve bien artillado para competir dirigido
el nuevo manager Ron Roenicke.

Cincinnati vuelve con básicamente el mismo equipo del 2010
que ganó la división, con una profundidad envidiable en el pitcheo abridor y
una ofensiva que debe de apoyar los brazos. Y quién puede olvidarse del
lanzallamas cubano Aroldis Chapman, quien bien podría convertirse en cerrador
del equipo en algún momento.

En el caso de los Cachorros, el fácil decir que no van a
rendir, pero queda mucho talento. Con nombres como Alfonso Soriano (si está en
salud), Aramis Ramírez (si está en salud), Carlos Peña (si batea por encima de
.200), Starlin Castro (si sigue progresando como debe) y Marlon Byrd en el
lineup, más un pitcheo que incluye a Carlos Zambrano y Ryan Dempster y un
cerrador de lujo como Carlos Mármol, Chicago puede dar la pelea como lo hizo en
el 2007 y el 2008.

Milwaukee, Cincinnati y Chicago están fuertes para el 2011,
que no quepa la menor duda.

Con San Luis, Houston y Pittsburgh se encuentra el otro lado
de la moneda.

Uno diría que los Cardenales siempre son una amenaza, pero
ya se lesionó Adam Wainwright. Hay interrogantes por todo el cuadro, menos con
Albert Pujols, quien de su parte tiene una situación contractual bien
complicada, por supuesto. Las cosas no pintan muy bien que digamos para San
Luis.

Houston tiene algunos peloteros promisorios, pero falta
demasiado todavía, sobre todo ante la lesión del receptor joven Jason Castro.

Lo mismo se puede decir de los Piratas…otra vez. A pesar del
potencial de Pedro Alvarez, Neil Walker y Garrett Jones, Pittsburgh todavía
pertenece a la “segunda división”.

Muchos han afirmado que la Central de la Liga Nacional se
perfila como una de las divisiones más interesantes de Grandes Ligas este año.
Eso es así, pero lo más colorido, lo más fuerte y lo más prometedor se
encuentra de este lado de los entrenamientos.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.