April 2011

Papeles invertidos en el Bronx

PHOENIX – Lo que es obvio para todos, lo que todo el mundo ha visto, es el excelente pitcheo abridor de los Yankees hasta ahora.

¿Quién lo hubiera pensado? Al comenzar la temporada, lo único “seguro” era CC Sabathia y Phil Hughes. El primero ha lanzado como se había esperado. El segundo ha sido nulo, con “brazo muerto” y sin fecha para regresar.

Pero además de un importante repunte de A.J. Burnett (3-1, EFE de 3.52), lo increíble ha sido ver al dominicano Bartolo Colón y al venezolano Freddy García brillar en la rotación de los Mulos. Con la ayuda de estos dos veteranos, los abridores de los Yankees llevan efectividad de 3.99, la sexta mejor de la Liga Americana.

El caso de Colón es simple y llanamente increíble. Es como que ha regresado de la nada para lucir como el de antes, como el dos veces ganador de 20 juegos y el Cy Young del 2005. No creo que nadie se atreviera a pronosticar que el quisqueyano estaría tirando con tanta velocidad y tanto comando como ahora, pareciéndose al dominante Colón de hace unos años.

Y cuando se habla de García, hay que recordar que hace tres años parecía que estaba “listo y servido” como lanzador, con tantas lesiones. Pero el derecho se esforzó para regresar y en el 2010, completó su regreso con 12 triunfos por los Medias Blancas. Ha lucido brillante como abridor de los Yankees, sin siquiera permitir carreras en dos aperturas (concedió una como relevista al principio de la temporada).

Con Sabathia, Burnett, el dominicano Iván Nova (sólido también), García y Colón, los Yankees llevan siete partidos consecutivos con salidas de calidad de parte de sus abridores.

Es curioso, porque el supuesto punto fuerte del pitcheo de los Mulos, el relevo, no se ha visto tan bien. El bullpen ya ha malogrado cinco oportunidades de salvamento (dos del cerrador panameño Mariano Rivera). Y por supuesto, ha estado por el suelo el dominicano Rafael Soriano, señalado para fulminar a la oposición en el octavo inning.

Con la clase de lineup que tienen los Yankees, hasta un pitcheo abridor promedio sería suficiente si el bullpen hiciera lo que se espera. Pero los papeles se han invertido en el Bronx, con una rotación que ha brillado y un relevo que ha fallado más de la cuenta.

Ahora lo que se pregunta es si esto seguirá así. ¿Podrán Colón, García, Burnett y Nova seguir tirando buena pelota? ¿Se recuperará el bullpen—sobre todo Soriano—para hacer el papel esperado? ¿Y qué pasará finalmente con Phil Hughes?

Si la respuesta es positiva con la rotación y el bullpen—aun sin Hughes–los Yankees serán imbatibles a lo largo de la temporada. Pero mucho de eso está por verse. Por el momento, sólo nos queda maravillarnos con el trabajo de los abridores en el Bronx hasta ahora.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Manny Acta lo dijo…

PHOENIX – Durante todo el invierno y toda la primavera, Manny Acta dijo repetidamente  que pretendía que sus Indios dieran la sorpresa en el 2011. Muchos interpretaron los comentarios del dirigente dominicano como algo obligado de su parte, pero que no tenían mucho que ver con la realidad de la División Central de la Liga Americana.

Tengo que confesar que yo pertenecí al grupo que no tomó muy en serio dichos comentarios.

Por eso a veces no puedo resistir burlarme de los que pronuncian con bombos y platillos sus pronósticos sobre el béisbol. En el deporte—y más en el béisbol, donde hay tantos factores diferentes en el day to day—nadie puede saber qué va a pasar.

Ahora bien, lo de los Indios ha sido bastante impresionante.

Llegando al 20 de abril, los Indios estaban empatados en el primer lugar de carreras anotadas en la Americana, compartiendo el puesto con nada más y nada menos que los Reales de Kansas City, otra grata sorpresa en la misma división que Cleveland. Y eso que ha sido mayormente sin Grady Sizemore y con aportes discretos del dominicano Carlos Santana y del coreano Shin Soo-Choo. Los que han dado la cara más hasta ahora con el madero son el colombiano Orlando Cabrera, el venezolano Asdrúbal Cabrera, Michael Brantley y Travis Hafner.

El pitcheo ha brillado aun más. Con efectividad colectiva de 3.26 (terceros en el Joven Circuito), Cleveland se ha mantenido en juego en casi cada encuentro. Los abridores más impresionantes han sido Justin Masterson, Josh Tomlin y Mitch Talbot—no necesariamente nombres conocidos por todos (quizás con la excepción de Masterson, ex prospecto de Boston que pasó a los Indios en el cambio por el venezolano Víctor Martínez en el 2009). También ha hecho el trabajo un bullpen encabezado por Chris Pérez, quien no permitió carreras limpias en sus primeras siete presentaciones y ha salvado cinco juegos en igual número de oportunidades.

A la defensa, la Tribu también ha sabido ayudar a sus pitchers, con apenas nueve errores cometidos en sus primeros 17 partidos.

En fin, los Indios empezaron con 12-5 a base de pura calidad en los aspectos principales del juego. También ayuda el hecho de que los favoritos de su división—Minnnesota, Chicago y Detroit—han arrancado con varios problemas cada uno.

Ahora, la pregunta del millón: ¿Podrán los Indios seguir luchando por la cima de la División Central durante toda la temporada? Si continúan dominando los fundamentos, además de lanzar bien y batear mucho, claro que sí. ¿Va a ocurrir eso? Ya saben lo que opino sobre los grandes pronósticos. Pero una cosa sí sabemos: Han sido capaces de hacerlo hasta ahora, y eso es mucho más de lo que han enseñado equipos de más perfil , más nómina y más expectativas en lo que va de la campaña.

Con cada día que pasa, ganan peso las palabras de Manny Acta durante la temporada baja.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

(more…)

Chapman destinado a cambiar de rol pronto

PHOENIX – Fue interesante conversar con Aroldis Chapman en el fin de semana, aprovechando la visita de los Rojos al desierto. Entre los temas que me interesaban tocar con el “Misil Cubano” estuvo su rol en Cincinnati, que ya se ha debatido bastante desde que se estableció en el bullpen el año pasado.

Para mí es obvio que a Chapman no le falta mucho tiempo para cambiar de papel en los Rojos. Por supuesto, tiene un material bruto de primera categoría, con una recta que con facilidad supera las 100 millas por hora. También es cierto que le falta algo de comando en sus pitcheos secundarios, pero cuando tenga eso—este año o diría que a más tardar en el 2012—el zurdo será demasiado valioso como para tenerlo en el relevo intermedio (sin restarle importancia a ese rol tampoco).

El caso de los Rojos luce interesante porque el cerrador actual del equipo, el dominicano Francisco Cordero, está en el último año de su contrato (con una opción para el 2012). A Dusty Baker se le ha preguntado mucho si Chapman podría suceder ya a Cordero en ese rol, pero el manager no ha querido ponderarlo públicamente. Me parece inteligente por ahora, ya que Chapman apenas ha lanzado 17.1 entradas a nivel de Grandes Ligas. Pero en algún momento los Rojos querrán aprovechar más su inversión de US$30.25 millones.

Dice Chapman que se siente cómodo en el rol de relevo intermedio por ahora, pero que quisiera algún día ser abridor. Tampoco le parece mala la idea de cerrar.

Otro lanzallamas, Neftalí Féliz, fue abridor mayormente en liga menor y ahora es uno de los taponeros más dominantes de Grandes Ligas. Chapman fue abridor durante la mayor parte de su carrera en Cuba, pero me parece que podría suceder con éxito a Cordero en Cincinnati como el caso de Féliz en Texas, donde el joven dominicano fue elegido para sustituir en ese papel a su compatriota Frank Francisco en el 2010.

Entrando en pura especulación, no me extrañaría ver en julio un cambio de Cordero—que aún le queda algo– a otro equipo que necesite un buen cerrador para la recta final. Así los Rojos recibirían algo por el dominicano y con Chapman como taponero, Cincinnati aún contaría con un bullpen profundo con nombres como Nick Masset, Logan Ondrusek y Bill Bray. Y eso que sobran equipos en busca de un verdadero cerrador: Medias Blancas, Angelinos, Cerveceros, Cardenales y Filis (sin Brad Lidge ahora mismo) son sólo algunas escuadras con aspiraciones a competir que se encuentran sin un nombre de peso en el puesto de taponero.

¿Se imaginan a Chapman soltando esa recta con todo para ponerle punto final a los partidos? No sólo sería un gran espectáculo, sino también que podría ser lo que más le convenga a Cincinnati…estaremos atentos.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Los juegos no se ganan estilo “fantasy”

PHOENIX – Como era de esperarse, ya hay pánico en Boston y la región de Nueva Inglaterra por la barrida propinada a los Medias Rojas a manos de los Rangers en la primera serie de la temporada. Digo que “era de esperarse” porque durante varios años residí en el estado de Connecticut y vi de cerca cómo reaccionan los fanáticos de los Patirrojos ante cualquier contratiempo de su equipo.

La verdad es que nadie puede saber cómo va a ser la temporada de un equipo determinado basándose en sólo tres partidos, como bien señaló el colega de The Associated Press, Eric Núñez. Pero también es cierto lo destacado por el compañero de MLB.com, Mike Bauman, quien dice que hay que echarle un ojo al pitcheo abridor de Boston, que fue masacrado por los formidables bates de Texas.

¿Y mi opinión personal? No puedo decir que los Medias Rojas vayan a ganar ni perder. Lo que sí puedo decir es que esa primera serie confirma una verdad que muchas veces olvidamos en el invierno, cuando se nos aguan los ojos con los grandes movimientos y los nombres sonoros: El béisbol no es un video-juego, donde una computadora decide a base de números y estadísticas cuál equipo va a ganar.

Por supuesto, Boston luce bien artillado con Carl Crawford y Adrián González agregados a lo que ya era un roster de mucha calidad. Pero recuerden que hace tres años Dave Dombrowski y los Tigres de Detroit hicieron algo similar, cambiando por el venezolano Miguel Cabrera y armando un lineup que en el papel lucía como todo un trabuco. Ahí está la clave: en el papel. Ese año los felinos perdieron sus primeros siete partidos y terminaron con marca de 74-88. El mayor culpable fue el pitcheo abridor.

Ahora los Medias Rojas tienen muchas cosas que definir, sobre todo el orden de bateo. Mucho se habló sobre la decisión de poner a Crawford de séptimo en el lineup. Jacoby Ellsbury y Dustin Pedroia parecen estar fijos como 1-2 en la alineación. En otras palabras, el personal de Boston, por más calidad que tenga en cuanto a nombres, en buen dominicano luce como “un sancocho”.

¿Y el pitcheo? Ahí está la interrogante. Si lanzan bien los Patirrojos, ganarán una buena cuota de partidos. ¿Josh Beckett y John Lackey? Como que está por verse qué tan confiables serán, sobre todo luego de un 2010 por debajo para el primero un pésimo comienzo del 2011 para el segundo.

¿Es hora de pánico en Boston? Claro que no. En la “Nación Medias Rojas”, siempre se exagera con lo negativo, a mí me consta eso. Pero si al fin y al cabo este equipo no cumple con las expectativas, será otro ejemplo de lo que todos sabemos y lo que algunos no quieren reconocer: una cosa es “fantasy”, donde se gana y se pierde a base de números individuales, y otra es deporte en equipo, donde se gana de verdad.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.