Piratas no logran salir del abismo

PHOENIX – Cuando se habla de 19 temporadas consecutivas con récord negativo, la verdad es que es difícil de asimilar. En el caso de los Piratas de Pittsburgh, es la pura realidad, con esperanzas discretas de una mejoría que lleve al equipo a los primeros lugares de su división en un futuro.

Con su derrota del 14 de septiembre ante San Luis, los Bucaneros “aseguraron” (como si fuera algo positivo, como un título divisional) esa 19na campaña perdedora al hilo. Y no estamos hablando de un equipo que haya terminado con marca de 80-82 todos los años, sino de una escuadra que en 19 temporadas, ha llegado a 70 victorias o más apenas siete veces (en 1994 ganaron 53 en una campaña de 114 juegos, debido a la huelga). En otras palabras, los Piratas no compiten seriamente por la clasificación desde 1992, cuando ganaron el Este de la Liga Nacional por tercer año seguido.

Ah, pero en el 2011 parecía que habían cambiado las cosas para Pittsburgh. Con un sólido pitcheo y una juventud promisoria que incluía a Andrew McCutchen, Neil Walker, el venezolano José Tábata y el dominicano Pedro Alvarez (éste último aún no rinde a nivel de Grandes Ligas), los Bucaneros estuvieron en la pelea por el primer lugar de la División Central de la Liga Nacional hasta finales de julio.

Es más, por primera vez desde 1992 los Piratas fueron “compradores” en el mercado de cambios antes del 31 de julio, adquiriendo a los toleteros Derrek Lee y Ryan Ludwick.

Pero de ahí en adelante todo se vino abajo. Derrota tras derrota hundió a Pittsburgh y en el 2011 volverán a terminar con récord no sólo perdedor, sino deprimente.

Durante casi dos décadas, son muchos los motivos señalados del fracaso de los Bucaneros. Primero, un mercado “pequeño” de televisión y un ambiente corporativo que le brinda poco dinero al equipo. Segundo, unas malas firmas (Matt Morris y Derek Bell son dos ejemplos) y malos drafts amateurs, para acentuar la falta de talento en el roster. Y tercero, acusaciones de que los dueños de la franquicia, en vez de invertir el dinero que reciben del compartir de ganancias de MLB, lo guardan para maximizar la factibilidad del equipo como negocio y no como entidad competitiva en el terreno.

Sea lo que sea el motivo—a lo mejor es una combinación de muchas cosas—lo que ha ocurrido en Pittsburgh es algo pésimo para el béisbol. Los Piratas son uno de los equipos de más tradición de Grandes Ligas. Cuando yo era niño y empezando a convertirme en fanático del béisbol, los Piratas de Willie Stargell, Dave Parker y Chuck Tanner formaban parte de la crema de la Gran Carpa año tras año, coronándose campeón en 1979.

Pero esa época, al igual que la de Barry Bonds, Bobby Bonilla y Doug Drabek al principio de la década de los 90—luce bien remota. Ahora hay toda una generación que no sólo nunca ha visto ganar a sus Piratas, sino también que jamás ha visto al equipo con una mínima esperanza de competir, tal vez con la excepción de los primeros cuatro meses del 2011.

Con la juventud que tienen, los Piratas aspiran a progresar aun más a partir del 2012…ya veremos. Ojalá y sea así.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

4 Comments

Cuando leo artículos sobre los Piratas de Pittsburgh, no entiendo porque se refieren a ellos como Bucaneros. Como profesor de historia quisiera a clarar que Piratas y Bucaneros son totalmente diferente. Bucaneros- cazaban las reses y ahumaban su carne que vendían junto con el cuero obtenido a todo aquel que los quisiera comprar, y vivián en las Antillas. Se llamaban Bucaneros antes de ser Piratas. Los Piratas eran personas que robaban para sí mismo. Corsarios- robaban para la Corona, su Reina. Es pero que esta información le sirva de ayuda.

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario, no es exacto llamar Bucaneros a los Piratas de Pittsburgh, espero que se tenga en cuenta.
Gracias.

Qué triste lo que ha pasado con los Piratas, es un equipo emblemático en las Grandes Ligas, con tantas figuras históricas como Roberto Clemente. Cómo quisiéramos verlos competir de nuevo en la Serie Mundial frente a los Yankees. Ojalá reaccionaran los directivos del equipo y realizaran un mejor trabajo antes de que los Pittsburgh Pirates desaparezcan como los Expos de Montreal y otros tantos. La verdad los primeros meses de la temporada se hicieron más interesantes en la división central debido a su competitividad. Yo soy un joven de esos que nunca los he visto en un buen nivel, pero soy su fan por su historia y su importancia en MLB.

Y cuando parecía que llegarían de nuevo los grandes días, irónicamente estos Piratas se marearon y naufragó su barco. Llegaron a estar en la punta, compartiéndola con Cerveceros y Cardenales y en un abrir y cerrar de ojos desaparecieron. Cuando fue el plazo para reforzarse los dueños se sorprendieron, porque ellos acostumbrados siempre a vender en esa época del año, de repente se hallan como compradores para reforzar al equipo ¿Pero que trajeron? 2 peloteros de mediana calidad que nunca han marcado la diferencia en sus anteriores equipos; Derrek Lee fue contratado con ese fin el año pasado en Atlanta y no funcionó, al grado que mejor lo dejaron ir a Baltimore este año y Ryan Ludwick una eterna promesa que no da el estirón y se mantiene como un buen pelotero de 2° nivel. Es verdad que los consagrados no quieren ir a Pittsburgh, pues es un mercado pequeño y los reflectores no apuntan hacia allá. Creo entonces que solo su propio talento producido en sus sucursales es la solución para que por fin puedan cambiar la historia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: