El reto de “Bobby V.” en Boston

PHOENIX – Son muchas las teorías de cómo le irá a Bobby Valentine como manager de los Medias Rojas.

Por un lado, existe el argumento de que Valentine impondrá la disciplina necesaria para corregir las supuestas fallas en el clubhouse de Boston, como por ejemplo lo que se informó acerca del alegado consumo de cerveza y pollo frito en los camerinos durante los partidos.

Pero por otro, se dice que el estilo de Valentine no es el indicado y que, diferente a Terry Francona, su personalidad chocará con los tantos egos que existen en un equipo caro y de muchos nombres.

De algo estoy seguro: la verdadera “novela” de los Medias Rojas se pondrá hasta más interesante y dará más titulares con un Bobby Valentine en el dugout.

Valentine es un auténtico hombre del béisbol, un veterano de mil batallas como jugador y manager. Como pelotero jugó en Estados Unidos y República Dominicana, y como piloto dirigió varias temporadas en el béisbol japonés, además de Grandes Ligas. Y recuerden que fue piloto en Nueva York con los Mets. La gente dirá que el escrutinio de los Mets en la Gran Urbe no es como el de los Yankees, pero a mí me consta que Nueva York es Nueva York, con todo lo que conlleva el mercado más grande de Estados Unidos—sea Queens o el Bronx.

Nadie sabe cómo a Francona se le fueron de la mano las cosas en Boston. Y de no ser por una jugada aquí, otra jugada allí en septiembre, no estaríamos con este tema. Pero lo que sí se puede afirmar es que en sus ocho años con los Patirrojos Francona supo manejar bien las tantas distracciones en el mercado de los Medias Rojas. Con la exigente prensa siempre mantuvo una relación cordial y entendió su rol en ese sentido.

Valentine fue igual en Nueva York y está bien preparado para eso. La diferencia es que Francona siempre exhibió un estilo comedido. Valentine tiene la tendencia de recorrer más al humor, a lo pintoresco. Eso le puede convenir en algunos momentos, pero en Boston, donde toman tan en serio a sus Medias Rojas, también puede ser una arma de doble-filo. Si los Medias Rojas no juegan a la altura de su gran talento, el “show” de Valentine fácilmente podría convertirse en un circo, estilo Nueva Inglaterra.

Independientemente de lo que hagan el gerente general Ben Cherington y los Medias Rojas en el invierno, las expectativas estarán por las nubes. Nadie sabe cómo reaccionará el equipo ante Valentine. Pero eso es lo que hace interesante al béisbol. ¿Alguien pudo haberse imaginado el 27 de septiembre que pocos días después estarían fuera de Boston Francona y Theo Epstein? Se puede aplicar esa misma cualidad impredecible a la nueva situación en los Patirrojos. Y con Bobby V ahí, será más entretenido todo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: