¿Cuánto valdrá Josh Hamilton en el mercado?

PHOENIX – Fue simple y llanamente increíble lo que hizo Josh Hamilton contra los Orioles en Baltimore. Sus cuatro jonrones (cinco en dos días, ya que había conectado HR en su último turno del juego anterior), ocho empujadas y total de 18 bases alcanzadas fueron algo de leyenda.

Todos sabemos de lo que es capaz Hamilton. Llegó a esta fecha como líder de la Triple Corona de bateo con promedio de .406, 14 cuadrangulares y 36 empujadas por los Rangers.

De por vida en Grandes Ligas lleva OPS de .926 en cinco temporadas y un mes de ésta, su sexta. Fue Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2010, año en que ganó el título de bateo del Joven Circuito. Hay muchas hazañas más, pero ya captamos todos la realidad: Josh Hamilton es un súper pelotero.

El 2012 es el último año del contrato vigente de Hamilton en Texas. Obviamente estará buscando un lujoso pacto con los Rangers o cualquier otro club para el siguiente invierno. Eso se sabe. Lo que está por verse es si Texas u otro equipo estarán dispuestos a hacer una inversión en Hamilton como se ha hecho con Albert Pujols, Matt Kemp o Mark Teixeira, por ejemplo.

A primera vista, cualquiera diría que sí, que Hamilton merece tanto o hasta más de lo que se le paga a aquellos jugadores, y durante más años. Pero el caso no es tan sencillo, algo destacado por múltiples analistas a la hora de medir el valor que podría tener el jardinero en el mercado.

Primero está la edad. Tiene 30 años ahora mismo, y por más productivo que sea a esta altura de su carrera, ¿por cuánto tiempo más rendirá a este nivel? Segundo, es propenso a las lesiones. Con la excepción del 2008, cuando participó en 156 juegos, Hamilton nunca ha jugado más de 133 partidos en una campaña. Y tercero, todavía está el tema de sus problemas con las drogas y el alcohol hace unos años.

Este último punto tal vez sea el más espinoso. En dos ocasiones en los últimos cuatro años, durante la temporada muerta, a Hamilton se le ha visto consumiendo alcohol en bares. ¿Es malo eso? Claro que no. Pero es el mismo Hamilton que ha manifestado que estar libre de esos vicios y estar con Dios han permitido salir su enorme talento en el terreno de juego.

Me parece que Texas se encuentra con un dilema de mayores proporciones. Los Rangers sí tienen dinero; lo han demostrado al contratar a nombres como Yu Darvish, Adrián Beltré y Joe Nathan, además de otorgarles extensiones jugosas a peloteros como Ian Kinsler, Nelson Cruz y Derek Holland, entre otros.

Con el poder adquisitivo de los Rangers, sería un gran fracaso del equipo ante sus aficionados dejar escapar a Hamilton, quien se ha convertido en una especie de príncipe en el área de Dallas y el Metroplex. Pero en puros términos empresariales, ¿sería lo indicado invertir unos ocho años y cerca de US$200 millones en un pelotero que 1) estará entrando en edad, 2) se lesiona bastante y 3) aún se le queda la duda en cuanto a los vicios?

Esa es la pregunta que tienen que hacerse Nolan Ryan, Jon Daniels y el resto de los “jefes” en Arlington. No hay una respuesta fácil, pero la tendremos en algún momento del próximo invierno. Será la novela de la temporada muerta, con matices interesantes y poco comunes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: