Peligran los Atléticos en Oakland

PHOENIX – La noticia de que el Comisionado Bud Selig esencialmente le dejó en manos del dueño Lew Wolff la decisión de mudar o no a sus Atléticos del Área de la Bahía fue de mucho peso para los fans de Oakland.

Todo luce indicar que la localidad de San José es territorio de los Gigantes de San Francisco y, por ende, los Atléticos no cuentan con el apoyo del béisbol para buscar un estadio nuevo allí. Los A’s tampoco van a trasladarse a Fremont, California y nadie sabe cómo sería posible poner su sede en Sacramento.

En fin, todo eso da a entender que MLB esencialmente le ha dado luz verde a Wolff para que mude a sus Atléticos a un lugar lejos de la Bahía, área a la que pertenece el equipo desde 1968.

Por supuesto, hay mucha historia de los Atléticos en Oakland: Cuatro títulos de Serie Mundial, seis banderines de la Liga Americana y un sinnúmero de títulos divisionales. Las innovaciones del entonces dueño Charles O. Finley en los años 70 son cosa de leyenda, como por ejemplo los flamantes uniformes con verde, amarillo y blanco; las zapatillas blancas (que conserva el equipo hasta hoy en día); una mula en carne propia como mascota (que en ocasiones “hacía sus necesidades” en el mismo terreno de juego); las bolas anaranjadas; y el conejo mecánico para pasarles las bolas frescas a los árbitros…entre muchas otras cosas.

En términos de béisbol, los Atléticos de 1971 a 1975 fueron de los mejores equipos de la historia. Ganaron cinco títulos divisionales seguidos en ese lapso y tres Series Mundiales consecutivas de 1972 a 1974. Pero con la llegada de la agencia libre, todo “se fue a pique” y Finley vendió el equipo en 1980.

Otra época de oro llegó con Tony La Russa y Dave Duncan al final de la década de los 80. De 1988 a 1992, Oakland ganó cuatro títulos divisionales, tres banderines de la Liga Americana (en forma consecutiva del 88 al 90) y el título de la Serie Mundial de 1989.

Y por supuesto, la famosa era de “Moneyball” de Billy Beane, cuyos equipos clasificaron cuatro años consecutivos del 2000 al 2003, también puso a los Atléticos como un ejemplo a destacarse.

En fin, Oakland tiene un rico historial en el béisbol, pero mucho de eso ha sido contra viento y marea, sobre todo dentro de la realidad moderna de Grandes Ligas. San Francisco y sus Gigantes representan mucha competencia para los Atléticos en el Área de la Bahía, y si le quitas San José a las posibilidades del equipo del elefante, es muy, pero muy difícil competir con sus vecinos de la Liga Nacional.

Imagínense: Los Atléticos juegan en el mismo estadio desde 1968—y no estamos hablando de unas instalaciones bonitas como el Dodger Stadium, sino un Coliseo de Oakland que para mi gusto está bien, pero que para el estándar de hoy en día realmente no da la talla.

De quedarse en Oakland sin un estadio nuevo y sin otra opción viable en el norte de California, lo lógico sería que tuvieran que irse los Atléticos a otro lado, lejos de su hogar de hace 45 años.

En la cabeza de uno, eso está claro. Pero como fan nostálgico, sería bien penoso, debido a los tantos recuerdos que han dejado los Atléticos “rebeldes” y hasta revolucionarios de sus diferentes épocas.

1 Comment

Atleti’s mi equipo #1

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: