Atléticos de Oakland, el milagro del 2012

PHOENIX – ¿Qué se puede decir sobre los Atléticos de Oakland del 2012? Son un equipo increíble…asombroso…imponente…resistente… ¿qué más?

Cuando se habla de un equipo que a mediados de la temporada estaba a 13 juegos del primer lugar, con la segunda menor nómina en Grandes Ligas, que había cambiado a Gio González, Andrew Bailey y Trevor Cahill, además de dejar ir a Josh Willingham, y que superó a contrincantes de sumo poder económico como Rangers y Angelinos…pues es algo para la historia.

Los Atléticos, encabezados por nombres como Tommy Milone, Jarrod Parker, Grant Balfour, Ryan Cook y Sean Doolittle en el pitcheo y en el bateo por Josh Reddick, Yoenis Céspedes, Seth Smith, Coco Crisp y Brandon Moss, le han dado un shock de mayores proporciones al mundo del béisbol.

Hace unas semanas dije que la edición de Oakland de este año era el verdadero Moneyball del gerente general Billy Beane. Pues eso es así. Este año no hubo un ganador de más de 13 juegos en la rotación, muy diferente a aquellos años con Zito, Hudson y Mulder. Esta temporada hubo que cambiar de cerrador a medio camino, cuando Balfour asumió la responsabilidad en lugar de Cook.

Hubo muchas adversidades. Brandon McCarthy estuvo ausente mucho tiempo por lesión y al final quedó fuera por el pelotazo en la cabeza. Fue suspendido por dopaje Bartolo Colón, pieza importante de la rotación durante la mayor parte de la campaña. Jemile Weeks no rindió. Tampoco lo hicieron Cliff Pennington y Adam Rosales como hubieran esperado los Atléticos.

Después dejar ir tanto talento en el invierno como parte de una reconstrucción, la mejor de las proyecciones de Oakland para este año era ver algo de progreso de los jóvenes, a ver si el equipo podía aspirar a competir en el 2014 jugando tal vez en San José, Fremont u otra localidad.

Un récord de más de 75 victorias hubiese sido algo positivo. Terminar por encima de .500 parecía mucho pedir. ¿Playoffs? Jamás. ¿Ganador del Oeste por encima de Rangers y Angelinos? Impensable. Pero ahí está la tropa de Bob Melvin, demostrando una vez más que cuando se dan ciertas condiciones, cuando el talento madura en el momento preciso y cuando existe la dirigencia y la química indicadas, es posible casi cualquier cosa en el béisbol.

Nadie sabe qué le espera a los Atléticos en la postemporada. Pero el simple hecho de poner a gozar al Coliseo de Oakland esta semana es algo bien positivo y bien refrescante.

Al principio de esta temporada, se informó que MLB ya permitiría que los Atléticos buscaran opciones fuera del Área de la Bahía para trasladar al equipo. En otras palabras, los Atléticos prácticamente habían sido dejados por muertos en Oakland y su antiguo estadio.

Pero ahora, por el momento, hay mucha vida en ese Coliseo tan criticado. Qué bueno.

1 Comment

Qué bueno que los QUERIDOS A’s hayan vuelto a las viejas glorias, aunque con jugadores que nunca se pensaba harían la HOMBRADA de terminar (aunque fuera el último día de temporada regular) en PRIMER LUGAR de su División. Bien por ellos.. GO A’s !!!!!!!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: