December 2012

Los Dodgers: muchas expectativas, mucha presión

NUEVA YORK – Con la firma de Zack Greinke por seis años y US$147 millones, los Dodgers lucen como uno de los claros favoritos en la Liga Nacional para el 2013—con todo y el hecho de que juegan en la misma división que los actuales campeones, los Gigantes de San Francisco.

Mark Walter, Stan Kasten, Magic JohnsonEso es muy, pero muy peligroso. Desde que empezó la agencia libre a mediados de la década de los 70, sobran los ejemplos de equipos que en el papel tenían un trabuco pero que en el terreno de juego quedaron cortos. En el mismo 2012 tuvimos el caso extremo de los Marlins y, en menor grado, el de los Angelinos. El año anterior vimos cómo los Medias Rojas, proyectados como la crema de la Americana, se perdieron los playoffs. Ese año en la Nacional los Filis, a pesar de todo ese pitcheo, no pasaron de la primera ronda de la postemporada.

Si la campaña del 2013 empezara hoy, la nómina de los Dodgers sería de unos US$225 millones. Claro, eso puede cambiar de aquí al Día Inaugural, pero está claro que el equipo azul de Los Angeles se perfila como la nueva versión de los Yankees en los tiempos más impulsivos del fenecido George M. Steinbrenner.

El Grupo Guggenheim, que adquirió a los Dodgers este año, está decidido a gastar lo que sea necesario para armar el mejor equipo del planeta. Increíblemente para muchos, asumió casi los contratos enteros del mexicano Adrián González, Carl Crawford y Josh Beckett, parte de esos mismos Medias Rojas del 2011 que al final decepcionaron a todos. Con Greinke y el recién firmado Hyun-Jin Ryu ya en sus filas para acompañar a los antes mencionados, más Clayton Kershaw, Matt Kemp, el dominicano Hanley Ramírez y Andre Ethier, entre muchos otros, nadie podrá superar a los Dodgers, ¿verdad?

Bueno, ya hemos visto esta película.  La gran interrogante para los Dodgers es si todas estas piezas de lujo encajarán para producir un béisbol ganador en el terreno. Es muy posible que sí. Pero también es posible que no, y ahí está el peligro para el equipo de Los Angeles: La decepción del fracaso sería algo sin precedente, tal como los gastos que están realizando los dueños ahora mismo.

En teoría, el pitcheo abridor está sólido con Kershaw, Greinke, Kyu, Beckett, Chad Billingsley, Aaron Harang, Tedd Lilly y Chris Capuano…se dice que por lógica al menos uno o dos de ellos podrían ser cambiados, algo que traería más talento aun.

En el bullpen, hace falta un cerrador de verdad. Brandon League no es la respuesta. No se sabe qué podrá dar Kenley Jansen luego de sus problemas cardíacos. Ojo con el noveno inning para los Dodgers.

Se supone que con tantos bates de calidad, Los Angeles anotará muchas carreras. Se supone eso, pero después de la llegada de Ramírez, Shane Victorino y González, la ofensiva de los Dodgers nunca terminó de arrancar en el 2012. No hay garantías de que lo haga la próxima temporada tampoco.

De un año a otro es difícil saber cuánto va a rendir un pelotero. Más complicado es pronosticar los ganados y perdidos de todo un equipo.

Los nuevos propietarios de los Dodgers han creado unas enormes expectativas en Los Angeles. ¿Y si no se cumplen?

Ese es el peligro para el manager Don Mattingly, quien tendrá que lidiar con todas esas personalidades dentro del clubhouse. Mattingly se ha visto como un aliado de los jugadores en su tiempo como piloto; ahora tendrá que emplear todo su talento como motivador y manejador de estrellas del béisbol (algo que él mismo fue como pelotero).

Para Mattingly y los Dodgers, el potencial se ve  ilimitado…pero por más grandes que puedan ser los éxitos, así de contundentes se verán los fracasos si no se gana con una nómina bien por encima de los US$200 millones.

¿Se ganan los campeonatos en diciembre?

NASHVILLE – Las Reuniones Invernales siempre generan un sinnúmero de rumores de cambios, firmas y, por supuesto, movimientos concretos, tal como vimos el año pasado.

bwm_web_header_bam_635x200La pregunta del millón es la siguiente: ¿Veremos tanta actividad aquí como hace un año?

En el 2011 en Dallas, los nuevos Marlins “de Miami” se robaron el show. Ya con Mark Buehrle fichado a un contrato de tres años y US$58 millones, los Peces presentaron con bombos y platillos a otras dos firmas: el dominicano José Reyes (seis años, US$106 millones) y Heath Bell (tres años, US$27 millones). Fue un gasto total de US$191 millones—y eso que los Marlins supuestamente estuvieron cerca de agregar a nada más y nada menos que la superestrella dominicana Albert Pujols.

Hablando de Pujols, los Angelinos fueron los reyes del último día de las Reuniones del 2011. Cuando mucha gente ya se iba del Hotel Hilton Anatole, el equipo de Anaheim procuró los servicios del primera base por 10 años y US$254 millones. Y como si eso fuera poco, a unas dos o tres horas de saberse dicha noticia, los Angelinos ya tenían un acuerdo de cinco años y US$ 77.5 millones con C.J. Wilson.

En cuestión de unos pocos días, los Marlins y los Angelinos otorgaron contratos con valor de US$522.5 millones a cinco jugadores. Fueron movimientos atrevidos, agresivos y con un claro compromiso de ganar en el 2012.

Ninguno de los dos equipos clasificó este año.

Los Marlins fueron un desastre, terminando en el sótado del Este de la Liga Nacional con marca de 69-93. Fue despedido el manager venezolano Ozzie Guillén. Y gracias a una política de Miami de no incluir cláusulas de no cambio en los contratos de sus jugadores, Buehrle, Reyes y unos cuantos más pertenecen ahora a los Azulejos, mientras que Bell fue canjeado a los Diamondbacks.

En el caso de los Angelinos, ganaron 89 juegos pero terminaron en el tercer lugar del Oeste de la Liga Americana, superados por los Rangers y por los increíbles Atléticos, esos mismos que gastaron apenas 55,372, 500 (según USA Today) en el 2012 para ganar cinco partidos más que el equipo rico de Los Angeles.

Hay menos agentes libres de alto perfil en esta ocasión. Los nombres de mayor peso son el toletero Josh Hamilton y el abridor Zack Greinke.

Con un mercado libre que ya no cuenta con B.J. Upton (firmado por los Bravos) ni con Torii Hunter (Tigres), Hamilton—claramente con el mayor talento entre los jugadores de posición–es acompañado por Michael Bourn, el boricua Angel Pagán y Nick Swisher entre los jardineros más cotizados.

Es una situación similar con Greinke, quien se destaca entre un grupo que incluye a Kyle Lohse, Dan Haren, el venezolano Aníbal Sánchez y Edwin Jackson, entre otros.

Hay más nombres disponibles, siendo algunos Adam LaRoche, Mike Napoli, A.J. Pierzynski, el dominicano Rafael Soriano y el venezolano Marco Scutaro.

Pero en sentido general no es un mercado muy fuerte que digamos. Eso aumenta la importancia de tener a todos los gerentes generales, sus asistentes y sus staffs de buscatalentos en el Hotel Gaylord Opryland. La intriga de los cambios podría ser lo más interesante aquí.

Algo importante en ese sentido no es necesariamente la cantidad de canjes que se puedan producir del 3 al 6 de diciembre, sino lo que posiblemente se siembre entre equipos para luego sellar un trato de mayores proporciones más adelante en el invierno.

Hace dos años en Orlando, Florida, vimos cómo los Cerveceros hicieron un cambio con los Azulejos para adquirir a Shawn Marcum. Unas semanas después, consumaron un canje con los Reales para adquirir al as Greinke—trato que tuvo sus raíces en las Reuniones del 2010 en Disney World. Con Marcum y Greinke acompañados del mexicano Yovani Gallardo en su rotación, Milwaukee llegó a dos victorias de alcanzar la Serie Mundial.

Entonces, lo que sucede en las Reuniones Invernales es importante, sin dudas. Pero no siempre significa que vaya a construirse la base de un campeón…eso lo saben muy, pero muy bien los Marlins. También lo saben los Medias Rojas, que con Carl Crawford y el mexicano Adrián González llegando a sus filas en el 2010 en Orlando, parecían ser el equipo a vencer. Ya sabemos cómo se derrumbó todo en Boston en septiembre del año siguiente.

Pase lo que pase, la semana de las Reuniones Invernales siempre es una de las más interesantes del año en Grandes Ligas. Pero la lección es la misma de siempre: los campeonatos no se ganan necesariamente en diciembre.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.