January 2013

Momento clave para la Serie del Caribe

HERMOSILLO – La Serie del Caribe del 2013 no sólo luce unas nuevas instalaciones, el Estadio Sonora de esta ciudad, sino también un nuevo formato que asegura que el certamen se culminará con un campeón decidido en una gran final.

aimimg_1.3Esta edición del evento, la 43ra de la “segunda etapa”, se perfila como una de las más importantes de los últimos años en un sentido: Recobrar importancia y relevancia en el mundo del béisbol.

Ya todo el mundo sabe que es imposible pretender ver a estrellas de Grandes Ligas en estos eventos. Ya no veremos a una figura como Ricardo Carty dando cinco jonrones en una Serie del Caribe por la República Dominicana,  ni a un Roberto Alomar encabezando un “Dream Team” de Puerto Rico. La realidad de la influencia de las Grandes Ligas y las inversiones hechas en los mejores peloteros no permiten ese lujo en el Caribe.

Sin embargo, aquí sí están en roster de los Leones del Escogido en calidad de refuerzo Hanley Ramírez y Fernando Rodney, una grata sorpresa para todos. Además, se esperan nombres conocidos como Miguel Tejada, Fernando Tatis, Julio Lugo, Rodrigo López, Marlon Byrd, Yuniesky Betancourt, y Dennys Reyes, entre otros.

Más allá de quiénes digan presente y quiénes no, lo que sí se ha tratado de rectificar es la falta de emociones al final de la serie.

Hace dos años en Mayagüez, Puerto Rico, los Yaquis de Obregón vivieron su primer momento como campeones no en el terreno celebrando una victoria propia, sino en un restaurant de la ciudad al ver a los Toros del Este vencer a los Criollos de Caguas. En el 2012 en Santo Domingo, el Escogido supo en su clubhouse, esperando su partido vs. Venezuela, que ya era campeón al observar a los Indios de Mayagüez derrotar a los Yaquis.

Entonces, con todo el reclamo que hubo hace un año por una modificación del formato, aquí lo tenemos en Hermosillo. Después de los 12 partidos de siempre, estilo “round-robin” doble, tendremos la oportunidad de ver un solo juego  entre el equipo de primer lugar y el del segundo puesto para decidirlo todo.

Ha habido muchas expresiones de preocupación por la sobrevivencia de la Serie del Caribe, con la falta de estrellas, un formato que se etiquetaba como “anticuado”, el Clásico Mundial de Béisbol y la supuesta falta de apoyo por el evento de parte de MLB.

Hay bastante realidad en mucho de eso. En otros casos, es pura conjetura. Pero lo cierto es que para esta Serie del Caribe, el nuevo formato, el nuevo estadio (algo que ha generado bastante interés aquí) y uno que otro nombre en el terreno le dan un sabor promisorio al certamen.

Ojalá sea así, porque la Serie del Caribe es un elemento crucial en la identidad y el alma del béisbol latinoamericano.

¿Se precipitaron los Diamondbacks con Upton?

PHOENIX – Mucho se ha hablado y mucho se hablará aquí sobre el cambio de Justin Upton, quien pasó de Arizona a Atlanta junto a Chris Johnson por el venezolano Martín Prado, el panameño Randall Delgado y tres prospectos.

Kevin TowersEl gerente general de los Diamondbacks, Kevin Towers, es un ejecutivo bien respetado. En San Diego construyó cuatro equipos de playoffs con relativamente pocos recursos. En el 2011, su primera temporada completa al frente de la gerencia de los Diamondbacks, Arizona ganó el Oeste de la Liga Nacional de manera inesperada con un roster conformado en parte por él y en parte por el GG anterior, Josh Byrnes—quien precisamente ocupa el mismo puesto con los Padres ahora.

El jugador más destacado de aquella edición del 2011 de los Diamondbacks fue Upton, quien terminó cuarto en las votaciones para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional ese año.

En cuestión de unos meses, Towers ha desmantelado mucho del núcleo de los Diamondbacks que ganaron 94 juegos en ese 2011. En octubre fue cambiado a Oakland el jardinero Chris Young por el torpedero Cliff Pennington. Antes de eso Stephen Drew también había sido enviado a los Atléticos, Ryan Roberts a los Rays y Joe Saunders a los Orioles.

La pregunta que se hace en el desierto es la siguiente: ¿Se ha precipitado Towers con todos estos movimientos, sobre todo el de Upton?

Se suponía que Justin Upton era piedra angular del lineup, claramente el bateador más temible del ataque. Sí, luego de su gran 2011 se vio algo apagado, ya que su producción bajó a 17 jonrones, 67 empujadas y OPS de .785. Pero hay que recordar que unas dolencias en el pulgar izquierdo, lesión sufrida en abril, tuvieron que haber incidido en su disminuido rendimiento en el plato.

Aparte de los puros números, hay otras cosas “intangibles” en este caso. El que haya visto jugar todos los días a los Diamondbacks habrá notado que Upton, en ocasiones, no luce como el jugador más fogoso del mundo. En medio de la temporada, el dueño principal del equipo, Ken Kendrick, criticó a Upton en un programa de radio por eso mismo. ¿Es una falta de esfuerzo? ¿Es simple y llanamente su estilo?

Para mí es su estilo. Aquí nunca se escuchó nada acerca de una falta de dedicación ni entrega de parte de Upton. Sí, su 2012 fue una gran decepción. Pero con 25 años y bajo contrato por tres años más a un precio no exagerado, me parece que para Towers, el manager Kirk Gibson y los Diamondbacks valía la pena darle al menos un año más a Upton, a ver si se recuperaba por completo de las molestias en el pulgar y lograba un repunte.

De ser así, creo que Arizona podía darle la pelea a los grandes del Oeste de la Liga Nacional, Gigantes y Dodgers.

¿Y ahora? Nadie sabe. Es cierto que Prado es un pelotero bien valioso y que debe de llenar el hueco en la tercera base. Delgado podría reforzar muy bien a la rotación abridora si alcanza un poco más su potencial. Pero sin Upton y hasta sin Young, si estuviera en salud, veo cierta falta de trueno en la alineación de los Diamondbacks.

¿PARRA EN EL JARDÍN CENTRAL?

La buena noticia para Gerardo Parra es que ahora hay más claridad en torno a los jardines del equipo. Todo luce indicar que el venezolano sólo tendrá que competir por la titularidad en el bosque central con el joven Adam Eaton, ya que Jason Kubel y Cody Ross (¿firma con o sin sentido?…ya veremos) estarán en los jardines izquierdo y derecho, respectivamente.

Parra tiene mucho tiempo haciendo todo lo posible por ganarse su tiempo de juego en Arizona. En el 2012, viniendo de ganar un Guante de Oro, tuvo que “fumarse” una situación de cuatro outfielders, siendo él el cuarto. Manejó eso con mucha diplomacia, pero este año espera su turno para ser titular de una vez por todas.

Programa de Novatos, un recurso de oro

LEESBURG, Virginia – Al llegar a las Grandes Ligas, se les abre todo un nuevo mundo a los peloteros jóvenes. Y para manejar dicho mundo, dentro y fuera del terreno, hace falta una buena orientación.

RCDP_logoDe eso se quiere encargar Major League Baseball.

Por 22do año, MLB conduce en el Landsdowne Hotel and Resort su programa para novatos, el denominado Rookie Career Development Program. Por lo menos un prospecto de cada organización de Grandes Ligas se encuentra en esta localidad recibiendo orientaciones cruciales sobre el manejo de su carrera en el béisbol.

Entre los temas que se tratan aquí son el manejo de las finanzas, el trato con la prensa, las relaciones fuera del terreno de juego y las drogas—tanto las sustancias para aumentar el rendimiento como las “recreacionales”.

“Esto es muy bueno para todos los muchachos jóvenes para saber manejar mejor nuestras carreras, cómo manejarnos con los medios”, dijo el venezolano Avisaíl García, participante en el programa y quien ya hizo bastante ruido al final del 2012 con los Tigres de Detroit.

“Tremenda experiencia”, agregó el lanzador boricua Hiram Burgos, mencionado como candidato a integrar la rotación de los Cerveceros este año. “Necesitamos saber esto para cuando lleguemos al nivel de Grandes Ligas, estar preparados para el cambio en nuestras vidas.”

Son demasiados los cuentos de peloteros que, con todo el talento del mundo y contratos bien lujosos en las Mayores, han visto desvanecer sus fortunas por diversos motivos. Y ni hablar de los lazos con personas y “amigos” que llevan a los jugadores a tomar decisiones dudosas en cuanto a su comportamiento se refiere.

“Es enorme el salto de las menores a Grandes Ligas y todo lo que implica eso”, dijo el ex grandeliga Tony Clark, directivo de la Asociación de Jugadores de MLB y uno de los organizadores del evento. “Esto les da la oportunidad a los muchachos jóvenes que hacen la transición de hablar con gente que lo ha hecho y con personas dispuestas a velar por sus mejores intereses.”

Aquí son representadas la oficina principal de MLB en Nueva York con Rob Manfred, la oficina de América Latina en Santo Domingo con Rafael Pérez y la Asociación de Jugadores con Clark, entre otras entidades.

Además de orientaciones realizadas con bastante seriedad, se imparten las lecciones con comedias del grupo de teatro dominicano Las Máskaras y Second City. Otros participantes son médicos y psiquiatras que hablan acerca de proteger la salud, tanto física como mental.

“El programa es sobresaliente”, dijo Steven Eickelberg, uno de los psiquiatras invitados y quien tiene más de 10 años participando en el evento. “(A los jugadores) les da una gran introducción a los temas que van a tener que enfrentar al hacer la transición de Doble-A o Triple-A a las Grandes Ligas. También les da una idea de los recursos disponibles y algunas herramientas para lidiar con lo que los espera.”

Son muchos los obstáculos camino a la Gran Carpa. Dichos retos se magnifican cuando los jóvenes finalmente llegan, entre ellos el objetivo de establecerse una vez por todas en el mayor nivel del béisbol.

Es para uno aprender más sobre las pruebas que uno va pasando, el proceso que uno va pasando en Grandes Ligas”, dijo el jardinero dominicano Starling Marte, quien ya puso su granito de arena con los Piratas de Pittsburgh el año pasado.

Desde principio de la década de los 90, MLB ha aportado este recurso a los jóvenes que van en ascenso en el béisbol.

¿Y antes de eso?

“En aquellos tiempos, contabas con (un compañero) para enseñarte todo”, dijo Clark, quien subió en 1996 con Detroit pero no tuvo tiempo de participar en el programa. “Muchas cosas se hicieron con pruebas de fuego, algunas con buen resultado y otras no tanto.

“Era más difícil en ese entonces, porque no recibías la cantidad de informaciones que hay aquí en un solo lugar.”

 

 

 

 

 

 

Oakland: Sorpresa no, impresionante sí

OAKLAND – El hecho de ya saberse de la hazaña de los Atléticos de hacer más con menos no la hace ni menos impresionante ni menos digna de elogios.

Jason Giambi To Return To Oakland A's Next SeasonAquí no tenemos que recontar todo lo que ha hecho el gerente general Billy Beane con estos Atléticos desde 1998. El sagaz ejecutivo ha sabido construir rosters en Oakland que han clasificado para los playoffs en siete ocasiones desde el 2000, con nóminas discretas y muchos peloteros que, aunque son desconocidos por muchos fuera del Área de la Bahía, han sido grandes protagonistas en los éxitos del equipo.

Por ejemplo, este año los “verdes” ganaron 96 juegos en la temporada regular para llevarse su segundo título divisional en forma consecutiva, con la cuarta menor nómina (según USA Today) en Grandes Ligas.

Sí son nombres reconocidos Bartolo Colón, Coco Crisp y Yoenis Céspedes, para mencionar a algunos de los integrantes del equipo de más perfil. Pero la verdad es que si uno quiere hablar de Oakland, hay que destacar los aportes de jugadores como Josh Donaldson, Brandon Moss, Jed Lowrie, Derek Norris, A.J. Griffin, Jarrod Parker, Dan Straily y Grant Balfour—y hasta con esa lista se queda corto.

Ahora bien, estos Atléticos no son puro “Moneyball—la versión del libro y más adelante, con menos precisión, la película sobre la edición de Oakland de hace 11 años. Recuerden que los esfuerzos de Beane y sus pupilos en la gerencia no rindieron muchos frutos entre el 2007 y el 2011, cuando una serie de movimientos a nivel de Grandes Ligas—empezando con el fallido experimento de tener a Bob Geren como manager—no produjeron ni una sola temporada ganadora.

Los éxitos de los Atléticos desde el 2012 se deben a varios factores.. Uno de ellos es el manejo magistral de un equipo de muchas piezas intercambiables de parte del dirigente Bob Melvin, el sucesor de Geren. Otro son las firmas astutas de agentes libres como el dominicano Colón, el cubano Céspedes y Crisp. Pero si uno busca un momento que definió lo que sería el inicio de la inesperada jerarquía de Oakland en el Oeste de la Americana, hay que recordar diciembre del 2011.

Ese mes, Beane hizo tres cambios de impacto con el clásico modelo de un equipo que estaba en plena reconstrucción y sin pretensiones de ganar un futuro cercano. El primer canje fue con los Diamondbacks, que enviaron a Oakland a Parker, Ryan Cook y Colin Cowgill por Trevor Cahill y Craig Breslow.  Más adelante, justo antes de las navidades, Beane cambió al zurdo Gio González y a Robert Gilliam a los Nacionales por Morris, Tommy Milone, Brad Peacock y A.J. Cole. Y a fines de dicho mes, Oakland envió al cerrador Andrew Bailey y a Ryan Sweeney a Boston por el valioso toletero Josh Reddick, Miles Head y el derecho dominicano Raúl Alcántara.

Si se habla de los aportes de Parker, Reddick, Milone, Norris y Cook, se habla de gran parte de la cara de estos nuevos Atléticos. Y pensar que en esos momentos, todo el mundo esperaba temporadas perdidas en Oakland durante varios años. El mismo Beane expresó en varias ocasiones que hizo aquellos movimientos pensando en una reacción del equipo para el 2014, cuando posiblemente la franquicia estuviera en San José o en otra localidad fuera de la ciudad de Oakland. Pero aquí están, recibiendo otra serie de playoff en el Coliseo (ahora conocido como el O.co Coliseum).

Lo logrado por Beane y su staff gerencial ya no es sorpresa, con un total de 190 victorias en campaña regular en los últimos dos años. Pero en el caso de los Atléticos tiene otro matiz, ya que los obstáculos son bastante grandes en cuanto a recursos económicos se refieren.

Ahora, con otra postemporada, este equipo busca por fin hacerse sentir en octubre y llegar a la Serie Mundial por primera vez bajo el mando de Beane.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.