Author Archive

Produce al bate Longoria, magna inversión de los Rays

PHOENIX – Si existe un denominado “Mr. Ray” en la historia de 19 años de la franquicia de Tampa Bay, sin duda tendría que ser el tercera base Evan Longoria.

Rays Twins BaseballSeleccionado por los entonces “Devil Rays” en el draft del 2006, Longoria es el líder histórico del equipo en jonrones, empujadas, dobles y extrabases. Y en cuestión de unas dos semanas, superará a Carl Crawford por la mayor cantidad de partidos jugados vistiendo el uniforme de Tampa Bay.

El lunes, Longoria fue nombrado Jugador de la Semana de la Liga Americana luego de conectar jonrones en cuatro juegos seguidos, la mejor racha de su carrera en ese sentido.

Llama la atención lo hecho últimamente por Longoria, debido a lo mucho que dependen los Rays del estelar californiano. Recuerden que el antesalista decidió firmar un contrato a largo plazo con Tampa Bay, pacto que lo tendría en las filas del equipo hasta el final del 2023. Ahora bien, ya con 30 años de edad y sin haber alcanzado los 30 jonrones desde el 2013 y las 100 empujadas desde el 2010, Longoria tendrá sus críticos.

Sin embargo, el toletero los viene callando hasta ahora en el 2016, con una proyección para poner sus mejores números ofensivos en varios años.

“Para nosotros se siente bien ver la producción que él ha tenido y la forma en que ha llevado una gran carga”, dijo el manager de los Rays, Kevin Cash. “Es excelente jugador, todos sabemos eso, y tuvo una tremenda semana. Estoy contento por él”.

Al tratar de explicar sus éxitos del 2016, temporada en la que lleva 14 jonrones, 34 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .875, Longoria habló de un ajuste en su cuadre en la caja de bateo.

“El cuadre varía mucho de un año a otro y hasta de un mes a otro”, comentó el veterano, quien también expresó su deseo de representar la Liga Americana en el Juego de Estrellas este año por cuarta ocasión en su carrera y por primera vez desde el 2010. “Ahora mismo, tengo los pies más separados y no doy un paso tan grande como antes al dar swing. Eso me ha permitido desacelerar las cosas y ver la bola un poco más”.

Todos saben de las limitaciones económicas de los Rays. Por eso es más importante aun para ellos que su mayor inversión siga rindiendo año tras año.

“Sé que uno no puede seguir así de encendido, pero cuando él tiene esos momentos, es bueno que los otros muchachos se alimenten de eso”, dijo Cash. “Eso es lo que buscamos”.

 

Cueto y Samardzija rinden dividendos en Gigantes

PHOENIX – En los primeros dos juegos de la serie del fin de semana en la que los Gigantes barrieron a los Diamondbacks en los cuatro choques, el dominicano Johnny Cueto y Jeff Samardzija les ganaron duelos a Zack Greinke y Shelby Miller, respectivamente.

CuetoSamardijza1280Se trae a colación dicha secuencia porque fue un símbolo de cómo ha salido hasta ahora, con mes y medio de temporada, la serie de firmas y movimientos hechos por ambos equipos durante el invierno para reforzar su pitcheo abridor.

A principios de diciembre, cuando muchos informes indicaban que los Gigantes y los Dodgers eran los “finalistas” para  procurar los servicios de Greinke—considerado uno de los tres mejores lanzadores del planeta—los Diamondbacks llegaron de la nada para firmar al derecho por seis años y US$206.5 millones. Unos días después, Arizona hizo un cambio con Atlanta para adquirir a Miller, cediendo bastante: El venezolano Ender Inciarte, Dansby Swanson y Aaron Blair.

De su parte, San Francisco reaccionó con el fichaje tanto de Cueto (quien había rechazado una oferta de los Diamondbacks US$120 millones) como Samardzija, por un total de US$220 millones.

Definitivamente, la ventaja hasta el momento es para los Gigantes, que llegaron a esta fecha en el primer lugar del Oeste de Liga Nacional con marca de 22-18. Cueto (5-1, EFE de 2.97) y Samardzija (5-2, 2.88) han cumplido a carta cabal, mientras que Greinke (3-3, 5.26) y Miller (1-4, 6.94) han decepcionado en unos Diamondbacks que ocupan el sótano de dicha división con récord de 17-23.

“Eso depende ya de los equipos”, dijo Cueto sobre la manera en que cayeron las fichas para que él terminara en San Francisco. “Ahora estoy con los Gigantes”.

La inversión de los Diamondbacks no ha rendido dividendos hasta ahora. Arizona está pagando más por Greinke y Miller que San Francisco por Cueto y Samardzija, ni hablar de haber enviado a los Bravos a un jardinero titular, una ex primera selección del draft amateur y un excelente prospecto del pitcheo (Inciarte, Swanson y Blair).

Cuando se habla de un mes y medio de temporada, no es tiempo suficiente para medir de manera definitiva las decisiones tomadas en el invierno. Pero sí, hay motivo para preocuparse en el desierto.

Polanco más tranquilo con su contrato firmado

PHOENIX – Este mes, Gregory Polanco se convirtió en el último de varios integrantes jóvenes de los Piratas que han firmado extensiones de contrato que cubren sus años de arbitraje salarial y al menos parte de sus primeros años como potenciales agentes libres.

Gregory PolancoEn el caso de Polanco, el dominicano firmó este mes por cinco años y US$35 millones garantizados, un monto que podría casi duplicarse en caso de ejercerse todas las opciones y alcanzarse todos los incentivos.

Para un equipo como Pittsburgh, esa estrategia es necesaria para mantener un núcleo fuerte en su roster sin gastar demasiado a largo plazo. Andrew McCutchen, el quisqueyano Starling Marte y Josh Harrison son tres de los mayores nombres de la organización que han firmado extensiones para seguir en los Bucaneros durante mucho tiempo. Y en cada caso, la producción ha justificado la inversión.

Del lado del jugador, llega la tranquilidad de saber que se le va a pagar una buena suma garantizada por varios años—pese a lo que se podría dejar de conseguir en el proceso de arbitraje y el mercado libre en años posteriores.

“Me siento más relajado, ya que no tengo eso en la mente, que si firmo, que si no firmo”, dijo Polanco, quien esperó un tiempo antes de por fin aceptar la oferta de los Piratas durante la primera semana de esta temporada. “A veces no es bueno pensar en eso en momentos en que uno tiene que estar pensando en béisbol”.

Los Piratas ven la situación de igual manera, esperando que ahora Polanco, de 24 años de edad, se convierta en el estelar que ha visualizado la gerencia de Pittsburgh desde hace un tiempo.

“Gracias a Dios se cumplió, gracias a Dios se dio”, dijo “El Coffee”, quien en el 2016—su tercera temporada en Grandes Ligas—batea .313 con porcentaje de embasarse de .427, slugging de .493, siete dobles  11 empujadas en 19 partidos. “De verdad, me siento mejor y ya libre, normal para prepararme para jugar béisbol y ayudar a mi equipo.

“Yo disfruto de esto. Siempre le busco la vuelta positiva para divertirme en el juego. Sé que es mi trabajo, pero siempre busco la manera de divertirme”.

 

 

De la Rosa quiere poner en práctica consejos de Pedro

PHOENIX – Rubby de la Rosa califica al Salón de la Fama Pedro Martínez como “otro pitching coach”, ya que su amigo y ex instructor en los Medias Rojas le ha dado consejos sobre el pitcheo tanto a través de las redes sociales como en conversaciones privadas.

DelaRosaMartinez_595El jueves por la noche, ante un debut del 2016 para el olvido de parte del derecho dominicano de los Diamondbacks (3 IL, 6 H, CL, 3 BB) vs. los Cachorros, Martínez expresó lo siguiente por medio de Twitter:

“Creo que Rubby piensa demasiado y sobre-usa sus pitcheos. No sabe lo bueno que es su material”.

El viernes, los quisqueyanos conversaron por teléfono para tener un diálogo más tradicional.

“Hablé con él respeto a eso mismo, que vaya allá a pitchar más pegado, que no tenga miedo y que use la recta. Como todo el mundo me ha dicho: Es difícil batear rectas”, relató De la Rosa sobre su conversación con Martínez.

Parece que el mensaje llegó bien claro. El sábado, De la Rosa hizo una presentación en relevo poco esperado, ya que el manager Chip Hale quería darles un descanso a Jake Barrett y al panameño Randall Delgado. De la Rosa tiró un inning bien eficiente, retirando de 1-2-3 a los Cachorros. Dos de los tres outs fueron por la vía del ponche y 12 de sus 15 lanzamientos fueron rectas. Cada una de las bolas rápidas fue de 94 millas por hora o más.

“Fue una experiencia positiva para él”, dijo Hale. “Su ritmo fue mejor y tiró sus pitcheos con confianza, lo cual fue importante”.

Desde hace bastante tiempo se ha dicho que De la Rosa, de 27 años, tiene el talento para destacarse en una rotación de Grandes Ligas. En el 2015, su primera temporada completa como abridor, ganó 14 juegos por Arizona, aunque sin números brillantes en otros aspectos. Con una recta que se puede acercar a las 100 millas por hora, más un slider y un cambio de velocidad, hay bastante en el brazo. Ahora es cuestión de aprender a maximizar ese material que tanto ha elogiado Martínez, uno de solamente dos dominicanos en el Salón de la Fama de Cooperstown.

“Él ganó 14 juegos el año pasado para nosotros, y aunque la efectividad no fue la más brillante (4.67), no es fácil ganar 14 juegos en las Grandes Ligas”, dijo Hale. “Para nosotros es bienvenida toda la ayuda que pueda llegar de personas como Pedro, con quien él tiene buena relación”.

Efectivamente, los lazos entre De la Rosa y Martínez remontan varias décadas, ya que la abuela del primero fue niñera de Pedro y su hermano Ramón durante la infancia de ambos.

“Es muy emocionante que alguien así esté pendiente a uno, tratando de que uno mejore cada día y que tenga resultados buenos”, expresó De la Rosa. “Es algo bien especial, tener prácticamente a otro pitching coach que quiere corregir y enseñar una de las mejores formas de pitchar y otra mentalidad en el juego”.

La próxima apertura del diestro será a mediados de esta semana en Los Angeles ante los Dodgers. El oriundo de San Isidro, R.D. tiene previsto seguir poniendo en práctica lo dicho por Martínez, tal como lo hizo el sábado contra Chicago.

“Voy solamente a competir, voy a confiar en todos los pitcheos tire al home plate”, manifestó De la Rosa. “Ir a ejecutar lo que me pida un cátcher y confiar en cada pitcheo que tire”.

A los D-backs les urge un buen inicio del 2016

SCOTTSDALE, Arizona – Reina el entusiasmo en torno a los Diamondbacks del 2016 y la calidad que el equipo agregó durante el invierno.

Arizona no sólo adquirió al mejor pitcher del planeta, Zack Greinke, sino también a otro brazo de calidad, Shelby Miller, al infielder dominicano Jean Segura y al relevista Tyler Clippard, entre otros.

Por un lado, todo luce positivo. La gerencia de Tony La Russa y Dave Stewart ha hecho movimientos atrevidos y de mucho dinero, con el apoyo del dueño principal del equipo, Ken Kendrick. En esta pretemporada, los Diamondbacks han jugado un gran béisbol con marca de 22-7. Y las nuevas adiciones han puesto números sólidos en la Liga del Cactus.

Sin embargo, todos sabemos que los campeonatos no se ganan ni en el papel durante el invierno ni en las sedes primaverales de la pretemporada. Sobran ejemplos de equipos que llegaron con grandes expectativas, sólo para quedarse en el camino. Tres de ellos en el 2015 fueron los Medias Rojas, los Medias Blancas y los Padres.

Para los Diamondbacks del 2016, un elemento crucial será arrancar bien la temporada regular para mantener el buen impulso que han creado dentro y fuera del terreno. Pero no será una tarea fácil, ya que 18 de sus juegos en abril serán contra los Cachorros, Dodgers, Piratas y Cardenales.

“Habrá momentos difíciles durante el año, pero espero que eso no ocurra al principio”, dijo el manager de los Diamondbacks, Chip Hale. “Tenemos un calendario difícil. Nuestra división (Oeste de la Nacional) es sobresaliente. Los Gigantes siempre van a ser difíciles; tienen la mayor fortaleza mental de cualquier equipo que yo conozco con Bruce Bochy (como manager). Los Dodgers son buenos y creo que los Rockies han mejorado mucho.

“Va a ser un primer mes difícil y vamos a tener que traer nuestro mejor juego. ¿Estamos jugando a un alto nivel ahora mismo? Sí, pero el lunes todo cambia y empezamos de cero”.

Los jugadores también están conscientes de la importancia de no caer en un hoyo en las primeras semanas de la temporada, alimentándose del ambiente positivo que ha reinado en los entrenamientos.

“Quien da a’lante da dos veces”, dijo el abridor dominicano de Arizona, Rubby de la Rosa. “Si seguimos con esa misma hambre en la temporada, todo es posible. Tenemos buen equipo, tanto en pitcheo como bateadores. Cuando llegue la hora cero, (habrá que) tener la misma hambre que estamos teniendo ahora”.

El compatriota del derecho, Welington Castillo, está entusiasmado con las posibilidades de los Diamondbacks y lo que se vive dentro del equipo ahora mismo.

“Estamos muy bien, con una buena química, positiva”, dijo el receptor. “Se siente algo especial en el clubhouse, en cada uno de los jugadores aquí. La llegada de Greinke y de Miller nos va a ayudar; Clippard en el bullpen también. Creo que nos van a ayudar bastante.

“Todo el mundo está positivo. Vamos afuera a divertirnos y a jugar duro.”

Para los Diamondbacks, una de las buenas noticias es que al conquistar el mejor récord de la Liga del Cactus este año, han igualado la hazaña que lograron en 1999, el 2002 y el 2007. En cada una de esas temporadas, Arizona ganó el título del Oeste de la Nacional.

“Creo que la gente en Phoenix está entusiasmada con nuestro club y se ha unido a la evolución”, dijo Hale, refiriéndose al slogan de mercadeo de los Diamondbacks este año. “Creo que mantener eso sería grandioso”.

Y necesario.

 

 

Adames contento con la oportunidad que ha surgido

SCOTTSDALE, Arizona – La lamentable situación de José Reyes y su caso de violencia doméstica ha creado una competencia a seguir en el campo corto de los Rockies.

Angels Rockies Spring BaseballAl principio de los entrenamientos, se perfilaban los dominicanos Rafael Ynoa y Cristhian Adames como dos de los principales candidatos para jugar en las paradas cortas ante la ausencia de su compatriota Reyes. Pero a estas alturas de la pretemporada, la competencia parece haberse reducido a Adames—quien ya no tiene opciones de liga menor sin pasar a la lista de waivers—y el joven Trevor Story, cuyo buen bateo en la Liga del Cactus ha llamado bastante la atención.

Lo más probable es que Adames, de 24 años de edad, inicie la temporada en el equipo grande de Colorado, sea como torpedero titular o utility del cuadro. Eso se debe no sólo por el hecho de no quedarle opciones de liga menor, sino por lo que le ha demostrado al manager Walt Weiss en sus estadías con los Rockies en el 2014 y el 2015.

“Me enseñó bastante en su tiempo con nosotros el año pasado; me enseñó que está listo para las Grandes Ligas”, dijo Weiss. “Sabe manejar cada aspecto del juego. Sabíamos eso llegando a los entrenamientos”.

Adames tuvo una excelente temporada con Triple-A Albuquerque en el 2015, con promedio de .311 en 511 visitas al plato, con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .800. Y nivel defensivo, no hay dudas acerca de sus habilidades.

De su parte, Story es un muchacho corpulento que viene de dar 20 jonrones entre Doble-A y Triple-A la temporada pasada. A sus 23 años, aún le quedan opciones de liga menor y los Rockies podrían optar por darle más turnos en liga menor para iniciar la campaña. Pero quedan unos cuantos días más para decidir la titularidad del campo corto en el equipo grande.

“La oportunidad está ahí. Sigo trabajando y dando lo mejor de mí”, comentó Adames. “Tú sabes, seguir con el mismo plan desde que jugué en ligas menores y seguir trabajando”.

Cuando regrese Reyes, las paradas cortas serán de él, sin duda. Pero mientras tanto, uno de los jóvenes en Colorado tendrá la oportunidad enseñar a diario lo que trae. De su parte, Adames se expresa agradecido con su participación a este nivel del béisbol, sin importar el resultado final entre él y Story.

“Estamos apoyando uno al otro. Es una competencia, pero somos compañeros al final y queremos ayudar al equipo todos los días; trabajamos juntos”, dijo. “Hay que darle gracias a Dios, porque seguimos en el negocio con la oportunidad día a día. Pase lo que pase, contento”.

 

 

 

Dodgers optimistas, pese a los cambios en el equipo

GLENDALE, Arizona – Los Dodgers representan una gran interrogante para mucha gente.

Dodgers Spring Baseball¿Cómo será la rotación sin Zack Greinke? ¿Cómo volverán de sus lesiones figuras clave como los cubanos Yasiel Puig y Yasmani Grandal, además de Justin Turner?

¿Podrá Corey Seager terminar de establecerse como torpedero de alto nivel como novato? ¿Se repondrá Joc Pederson de su tremendo desplome en la segunda mitad del 2015? ¿Cómo responderá el relevo intermedio, tan maltratado en los últimos años?

Los Dodgers vienen de ganar tres títulos divisionales en forma consecutiva, hazaña sin precedente en la ilustre historia de la franquicia. Pero eso no fue suficiente para la gerencia y los dueños del club, que hicieron un cambio en el puesto de manager al dejar ir a Don Mattingly y contratar a Dave Roberts.

Al fin y al cabo, un equipo con una nómina tan por encima de los US$200 millones no puede aceptar tantas temporadas sin una Serie Mundial. Pero ahora, ante la ida de Greinke y la falta de nuevos bateadores de peso, hay más dudas que nunca—pese a las firmas de Kenta Maeda y Scott Kazmir para reforzar la rotación.

Y ni hablar de la competencia en el Oeste de la Liga Nacional, con Greinke y Shelby Miller llegando a los Diamondbacks y los Gigantes agregando al dominicano Johnny Cueto, Jeff Samardzija y Denard Span.

“El equipo va a estar muy bien. Lo dije en enero y siento lo mismo todavía”, dijo el mexicano Adrián González, un pilar de los Dodgers. “El equipo está en muy buena posición. Hay cuatro otros equipos en la división que son muy buenos. Creo que los cinco equipos son fuertes, pero yo digo que nosotros estamos en buena posición”.

De contar con salud Puig, Grandal y Turner y de dicho trío rendir al nivel de su talento, la ofensiva debe de anotar las carreras suficientes. Maeda y Kazmir no pueden “reemplazar” a Greinke, el mejor pitcher del planeta, pero podrían ser muy buenos complementos para el as Clayton Kershaw.

Desde la óptica de los jugadores, hay motivo para pensar que Los Angeles seguirá entre la crema de la Liga Nacional.

“El equipo está bien este año, por el staff de abridores con Kazmir y Maeda; ellos pueden hacer el trabajo”, dijo el cerrador de los Dodgers, el curazoleño Kenley Jansen. “Sabemos que Zack Greinke es un pitcher Cy Young, pero creo que la otra gente que tenemos ahora puede hacer el trabajo”.

De su parte, Grandal confía en lo hecho durante el invierno por los “jefes” de la gerencia, Andrew Friedman y Farhan Zaidi.

“Trajimos de vuelta a mucha de la gente (del año pasado)”, dijo el receptor. “Perdimos a unos cuantos jugadores, pero pienso que el front office (la gerencia) hizo un buen trabajo en traer a jugadores que nos van a ayudar, si Dios quiere, a ganar la Serie Mundial este año”.

Los relevistas de nombre no dieron la cara por R.D.

SANTO DOMINGO – Es cierto que no hubo bateo oportuno de parte de los Leones del Escogido, entre otros defectos menores propios del béisbol y, sobre todo, del nivel de la Serie del Caribe hoy en día.

RodneyPero en definitiva, los relevistas veteranos del equipo dominicano en el Clásico Caribeño tienen que cargar con la culpa de las últimas tres derrotas de la República Dominicana—todas en entradas extras—en lo que fue un balance de 0-4 para el equipo anfitrión.

Eso es lo obvio. Lo doloroso en un sentido más amplio son los nombres de los lanzadores que fallaron: Fernando Rodney y Rafael Soriano y, en menor grado, José Veras y Joel Peralta.

“Llegando a la novena entrada y que tú tengas un pitcher con rol de cerrador con la ventaja, tú sabes que él es capaz de sacar los tres outs sin problemas”, dijo el manager de los Leones, Luis Rojas, al lamentar la eliminación del Escogido luego de su derrota ante Ciego de Avila (Cuba) en el último juego de la fase regular del torneo. “Llegar a esa entrada como lo hicimos en ocasiones en esta serie corta y no cerrar, eso deja mucho que desear”.

Lo duro de aceptar es que Rodney, quien malogró una oportunidad de salvamento ante los Tigres de Aragua (Venezuela) en el segundo choque de R.D., realizó hace unos pocos años la mejor temporada de un relevista en la historia de Grandes Ligas con los Rays. Aunque revivió algo su carrera con los Cachorros al final del 2015 y consiguió un nuevo contrato con los Padres, está claro que su material no se parece mucho a lo que fue hace poco tiempo.

Soriano representa un caso similar. Después de muchos años entre los mejores cerradores de las Mayores, incluyendo campañas para el recuerdo tanto en el 2010 como el 2012, el derecho ha sufrido una caída desde el 2014 en el mejor béisbol. En el 2015-16 con el Escogido lució bien con efectividad de 2.84 y ocho juegos salvados en 19.0 innings, pero dejó escapar una ventaja mínima ante Puerto Rico en la novena entrada del tercer compromiso de Dominicana. Y en la última derrota, permitió el batazo decisivo contra Cuba, un sencillo que hizo al propio Rodney el perdedor del encuentro.

“Teníamos control de tres de los partidos, llegando a donde queríamos y mayormente con el lanzador que queríamos en esa situación”, lamentó Rojas. “Simplemente no pudimos completar”.

Balance de los relevistas veteranos de Dominicana:

–Rodney: 2.2 IL, una derrota y una oportunidad de salvado desperdiciada

–Soriano: 6.75 de efectividad, una oportunidad de salvado desperdiciada y permitidor de otro hit decisivo en contra

–Peralta: Una oportunidad de salvamento desperdiciada, cuatro hits en 3.1 entradas

–Veras: Una derrota en una presentación (0.2 IL, una carrera)

A sus casi 39 años de edad, Rodney aún tiene una oportunidad a nivel de Grandes Ligas con San Diego, De hecho. el veterano ha sido proyectado hasta ahora como el cerrador de dicho equipo llegando a los entrenamientos.

Los otros tres se encuentran en la agencia libre ahora mismo. Posiblemente reciban contratos para el 2016, posiblemente no. Pero lo hecho en la Serie del Caribe no les será de mucha ayuda en ese sentido.

Y para los fans locales en el Estadio Quisqueya Juan Marichal, la tristeza va mucho más allá de nostalgia por quienes una vez fueran relevistas bien destacados.

 

 

 

MLB celebra 25 años del programa de novatos

LEESBURG, Virginia – El 2016 marca el 25 aniversario del Rookie Career Development Program que organiza la Oficina del Comisionado de Major League Baseball, junto a la Asociación de Jugadores de MLB.

CHB_7329Diseñado para darles orientaciones cruciales a los jugadores a punto de debutar o de causar un impacto en Grandes Ligas, el programa trata temas como el manejo del dinero, el comportamiento en público, el consumo de drogas ilícitas y para aumentar el rendimiento, la responsabilidad social y la violencia doméstica.

“Todo el mundo trabaja bien duro para preparar a estos muchachos para el próximo paso”, dijo Brian O’Gara, Vicepresidente de Eventos Especiales de MLB. “Esta edición fue una de las mejores. Los jugadores lucieron bien participativos, preparados y muy decididos a alistarse para las Grandes Ligas”.

Los retos que confrontan los jugadores en ascenso son innumerables. No sólo tienen que manejar con prudencia un aumento de salario que puede ser de un %500 al hacer el salto de liga menor a Grandes Ligas, sino también se encuentran con todo tipo de “familiares” y “amigos” que quieren quitarle el dinero de una manera u otra. Lo mismo se puede decir con las nuevas “novias” que aparecen en el camino.

Y ni hablar de las tentaciones del alcohol y las drogas, tanto recreacionales como para aumentar el rendimiento.

“El juego no se trata exclusivamente de lo que se hace en el terreno, sino cómo se prepara uno para ser un ligamayorista en su totalidad”, dijo O’Gara. “Los jugadores se preparan en términos de béisbol, pero este programa es para ayudarles a alistarse a nivel emocional y mental, y para todo lo que van a afrontar en las Grandes Ligas”.

El programa incluye un día entero dedicado a los prospectos latinoamericanos, donde las orientaciones van dirigidas a ellos totalmente en español y de manera creativa y entretenida. Entre los nombres más destacados en la edición del 2016 están el mexicano Julio César Urías y los dominicanos Miguel Angel Sanó y Alexander Reyes.

“Cuando ves a los que están aquí, sabes que algunos de ellos van a tener grandes carreras y causar un gran impacto”, comentó O’Gara.

Siempre se espera que jugadores de esa categoría tengan carreras largas y fructíferas. Para ello, a veces el manejo fuera del terreno es casi tan importante como lo que se hace en el diamante. Sin duda, MLB y la Asociación de Jugadores ponen de su parte para que no falte la preparación en ese sentido.

 

 

 

Agresividad de D-backs representa un giro radical

PHOENIX – Los Diamondbacks tuvieron la sexta menor nómina en Grandes Ligas en el 2015 (según Spotrac) con US$83,458,333 millones destinados a sus jugadores.

Dave Stewart, Derrick Hall, Ken Kendrick, Zack Greinke, Chip Hale, Tony La Russa, De Jon WatsonSe puede decir ahora, con bastante seguridad, que Arizona subirá de ese lugar número 25 entre los 30 equipos de Grandes Ligas para el 2016. El contrato de seis años y US$206.5 millones otorgado al as Zack Greinke es sólo parte de un agresivo proyecto de los Diamondbacks para ganar ahora mismo.

Con Shelby Miller ya en sus filas, se ha rumorado que Arizona también pretende firmar al derecho Mike Leake, quien es de los lanzadores más cotizados que quedan en el mercado libre.

Con Greinke, Paul Goldschmidt, A.J. Pollock y los demás integrantes jóvenes y talentosos de los Diamondbacks, el futuro a corto plazo se ve bien brillante en el desierto. Lo dijo Greinke, quien también ve bien el futuro a largo plazo de la franquicia.

“Hay un buen futuro aquí para múltiples años”, comentó Greinke al ser presentado en el Chase Field como nuevo intregrante del equipo. “No es sólo ahora”.

Es bastante llamativo el giro que se ha dado entre los “jefes” de los Diamondbacks, empezando con el dueño principal Ken Kendrick y el máximo ejecutivo Derrick Hall y llegando hasta el máximo ejecutivo de béisbol, Tony La Russa, y su gerente general Dave Stewart.

Hace unos pocos años, los Diamondbacks eran mucho más tímidos a la hora de buscar talento de cartel y a alto precio. El lema del entonces gerente general Kevin Towers y el manager Kirk Gibson era de acumular a los denominados grinders, es decir, peloteros de mucha garra y entrega pero no necesariamente con las mejores herramientas del béisbol.

Recuerden que a un año de ganar el Oeste de la Liga Nacional, Arizona se deshizo del toletero Justin Upton—un jugador joven y bajo control contractual del equipo—en un mega-cambio que trajo al desierto al venezolano Martín Prado, entre otros.

También llegaron nombres como Jason Kubel, Cody Ross, Eric Chávez, Cliff Pennington y Mark Trumbo, pero la realidad es que ese grupo nunca llegó a producir los resultados a los que aspiraban Towers y Gibson. Ante el desastre del 2014 (64-98), llegó La Russa y su equipo gerencial para un nuevo comienzo.

Los Diamondbacks del 2015 superaron las expectativas bajo el nuevo manager Chip Hale con récord de 79-83 y, como bien lo dijo Stewart, “Francamente, pensamos que éste es el momento para subir al próximo nivel”.

Efectivamente, el pitcheo abridor es lo que hacía falta. Primero le hicieron una oferta de US$120 millones al dominicano Johnny Cueto, quien la rechazó. De ahí, Arizona optó por gastar casi US$100 millones más para procurar los servicios de la superestrella Greinke.

“Sé que (la oficina central) hace su trabajo, y ahora nos toca a nosotros los jugadores asumir nuestra responsabilidad de prepararnos para la próxima temporada y rendir”, dijo Goldschmidt, quien ha sido la cara de la franquicia desde hace varios años.

¿Cedieron demasiado los Diamondbacks por Miller? A lo mejor sí, porque dieron al venezolano Ender Inciarte, Aaron Blair y Dansby Swanson, siendo éste último la joya de su sistema de liga menor antes del cambio con los Bravos.

Pero la mentalidad está clara: Es hora de ganar en Arizona, sin importar el dinero y sin preocuparse de más por el futuro. El giro es de 180 grados. Ahora queda ver hacia dónde nos lleva.

 

 

 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 28 other followers