Archive for the ‘ Dailies ’ Category

Gigantes exhiben mucha confianza en Arizona

BHaWLixM.jpg

PHOENIX
– He escuchado muchas veces y en muchos deportes diferentes a analistas que
afirman que un equipo que viene de ganar un campeonato “podría estar hasta
mejor” al año siguiente, basándose en lo que ven en el papel. Muchas veces sus
argumentos son bien fundamentados, pero con una temporada tan larga y tantas
interrogantes como las lesiones y la condición humana del atleta profesional,
la pura realidad es que nadie sabe qué va a pasar de un año a otro.

Traigo
a colación esto debido a una conversación que sostuve en estos días con Andrés
Torres
, de los campeones Gigantes de San Francisco. El jardinero puertorriqueño
me afirmó que “
el equipo está mejor que el año pasado” y que “la
experiencia de los playoffs del año pasado nos ayuda mucho.”

No es nada nueva la idea de que un equipo que ya ha pasado
por lo fuerte de un playoff de tres rondas para salir campeón tenga una ventaja
sobre los demás. En el caso de los Gigantes, se nota la confianza de un
campeón, pero lo más importante es que no se percibe una sobre-confianza, algo
que suele afectar a algunos conjuntos que han tenido muchos éxitos.

En el caso de San Francisco, llegaron en buena forma todos
los integrantes de esa formidable rotación que llevó a los Gigantes al título
de la Serie Mundial. En particular me impresiona cómo viene el boricua Jonathan
Sánchez
, en excelentes condiciones ya y quien luce preparado para dominar este
año.

Y quién puede ignorar lo que viene haciendo Pablo Sandoval,
con muchas libras menos y decidido a recuperar su puesto titular en la tercera
base, luego de un 2010 decepcionante a nivel personal.  Miguel Tejada tiene algunas limitaciones a
esta altura de su carrera como torpedero, pero el dominicano tiene la firme
misión de hacer quedar mal a los que afirman que está acabado. Si San Francisco
maneja el campo corto de manera inteligente–y creo que sí lo harán–no apostaría
en contra de un año positivo y productivo para Tejada.

Dos elementos que obviamente harán falta son el dominicano
Juan Uribe y el colombiano Edgar Rentería, dos piezas cruciales para San
Francisco en su año de ensueño del 2010, esencialmente son sustituidos por
Sandoval y Tejada. Al menos en temporada regular, no veo tanta baja en
producción, si éstos dos rinden como esperan los Gigantes.

El ambiente de San Francisco aquí en el desierto se ha visto
bastante relajado, pero sin quitarle el enfoque. “Hay mucha unión entre todo el
mundo”, me dijo Tejada acerca de sus nuevos compañeros. “Los muchachos son
muy decentes, muy profesionales; es lo bueno de este equipo.”

Nadie puede decir durante los entrenamientos qué va a pasar
de aquí a octubre. Pero si fuera fanático de los Gigantes, estaría bien
optimista con lo que traen en el 2011.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Estilo moderno en la cueva de Milwaukee

QEverjkC.jpg

PHOENIX
– Con tantas expectativas en los Cerveceros este año, se respira un buen
ambiente en el clubhouse del equipo de Milwaukee en sus instalaciones de
primavera aquí en el desierto. Pero aparte del talento que traen para esta
temporada, lo más llamativo es el cambio en la cueva con el nuevo manager Ron
Roenicke.

Cuando
hablas con los peloteros de los Cerveceros, éstos mencionan el trato de
Roenicke sin ser ésa la pregunta necesariamente. Te dicen que se porta como un
pelotero, que los entiende y que ha puesto un tono bien positivo a estos
entrenamientos.

Para
los jugadores de este equipo, el contraste tiene que ser grande. El manager de
Milwaukee del 2009 al 2010, Ken Macha, dejaba que sus coaches se encargaran de
la mayoría de las prácticas y hasta la comunicación. Macha es un respetado
hombre de béisbol, con dos títulos divisionales conquistados en Oakland a
mediados de la década pasada. Pero se notaba que llevaba un estilo de la “vieja
escuela”. Inclusive, cuando el gerente general de los Atléticos, Billy Beane,
lo despidió (justo después de ganar el Oeste de la Americana en el 2006), señaló
una “falta de conexión” con los peloteros como el motivo principal.

Roenicke,
quien viene de la familia de los Angelinos y su amigo Mike Scioscia, es todo lo
contrario. Hasta en el trato con la prensa se puede percibir su atención a los
detalles y su habilidad de comunicar una idea de manera bien profesional. Su
estilo no sólo recuerda al exitoso Scioscia, sino también a Joe Maddon de los
Rays, que también salió del cuerpo de coaches de los Angelinos hace cuatro años
y ha hecho maravillas con el equipo de Tampa Bay.

Todo
el mundo sabe que al menos para este año, el talento está ahí para que los
Cerveceros puedan competir por un puesto en los playoffs. Pero a mi juicio, el
cambio de manager terminará siendo un factor crucial a favor de Milwaukee, para
sacarle lo mejor al equipo y maximizar las habilidades de cada pelotero en sus
diferentes dimensiones.

Hasta
la Próxima, Desde el Desierto

División Central bien fuerte…en Arizona

77Nja6jn.jpg

PHOENIX – De los seis equipos de la División Central de la
Liga Nacional, tres entrenan en Arizona y tres en la Florida. Parece estar claro
que los que se preparan para el 2011 en el área de Phoenix le llevan la ventaja
de cara a la temporada regular.

Cerveceros, Rojos y Cachorros se encuentran aquí con todos
los hierros, sobre todo los primeros dos. Mientras tanto, Piratas, Astros y
hasta Cardenales se perfilan como equipos con bastantes complicaciones.

Comencemos por lo obvio. Con las adquisiciones de Zack
Greinke y Shawn Marcum para acompañar al mexicano Yovani Gallardo en la
rotación, más una fuerte ofensiva que incluye a Prince Fielder, Ryan Braun y
Corey Hart, entre otros, Milwaukee se ve bien artillado para competir dirigido
el nuevo manager Ron Roenicke.

Cincinnati vuelve con básicamente el mismo equipo del 2010
que ganó la división, con una profundidad envidiable en el pitcheo abridor y
una ofensiva que debe de apoyar los brazos. Y quién puede olvidarse del
lanzallamas cubano Aroldis Chapman, quien bien podría convertirse en cerrador
del equipo en algún momento.

En el caso de los Cachorros, el fácil decir que no van a
rendir, pero queda mucho talento. Con nombres como Alfonso Soriano (si está en
salud), Aramis Ramírez (si está en salud), Carlos Peña (si batea por encima de
.200), Starlin Castro (si sigue progresando como debe) y Marlon Byrd en el
lineup, más un pitcheo que incluye a Carlos Zambrano y Ryan Dempster y un
cerrador de lujo como Carlos Mármol, Chicago puede dar la pelea como lo hizo en
el 2007 y el 2008.

Milwaukee, Cincinnati y Chicago están fuertes para el 2011,
que no quepa la menor duda.

Con San Luis, Houston y Pittsburgh se encuentra el otro lado
de la moneda.

Uno diría que los Cardenales siempre son una amenaza, pero
ya se lesionó Adam Wainwright. Hay interrogantes por todo el cuadro, menos con
Albert Pujols, quien de su parte tiene una situación contractual bien
complicada, por supuesto. Las cosas no pintan muy bien que digamos para San
Luis.

Houston tiene algunos peloteros promisorios, pero falta
demasiado todavía, sobre todo ante la lesión del receptor joven Jason Castro.

Lo mismo se puede decir de los Piratas…otra vez. A pesar del
potencial de Pedro Alvarez, Neil Walker y Garrett Jones, Pittsburgh todavía
pertenece a la “segunda división”.

Muchos han afirmado que la Central de la Liga Nacional se
perfila como una de las divisiones más interesantes de Grandes Ligas este año.
Eso es así, pero lo más colorido, lo más fuerte y lo más prometedor se
encuentra de este lado de los entrenamientos.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Tarea difícil para Duncan y La Russa

jTk77Nit.jpg

PHOENIX – Después de saber la noticia de que Adam Wainwright
no lanzará en el 2011, con mucha razón se han cambiado los pronósticos para la
División Central de la Liga Nacional.

Lógicamente, los Rojos y los Cerveceros se confirman como
los favoritos
, seguidos ahora por los Cachorros y luego los Cardenales, por
encima de los Astros (cuidado ahí también…) y los Piratas.

Por supuesto, es imposible reemplazar a Wainwright. Estamos
hablando de un ganador de 20 juegos, un “come-innings” y un verdadero caballo
del montículo que estaba en el mejor momento de su carrera.

Ahora bien, ¿qué le queda a
San Luis en su rotación? Chris Carpenter, el indiscutible as del equipo ahora
ante la ausencia de Wainwright. Está el mexicano Jaime García, que impresionó
como novato en el 2010, además que Jake Westbrook, quien al igual que
Carpenter, García y ahora Wainwright, se sometió a una cirugía Tommy John y ha
vuelto más o menos fuerte. El cuarto abridor probablemente sea Kyle Lohse.

¿Y el quinto?

Dicen los Cardenales que buscarán el quinto abridor desde
dentro de la organización. A pesar de los rumores de una firma de Kevin
Millwood y hasta un cambio con los Filis por Joe Blanton, por el momento hay
que pensar que San Luis no gastará mucho dinero en un quinto abridor, sobre
todo con la incertidumbre contractual con un pelotero que se llama Albert
Pujols, nada más y nada menos que el mejor jugador del mundo.

Entonces, se barajan nombres como Kyle McClellan, Ian Snell,
Adam Ottavino, Lance Lynn, Brian Tallet, Miguel Batista, Raúl Valdés y P.J.
Walters. Es una mezcla de relevistas aspirantes a abridor, jóvenes de liga
menor y veteranos que buscan otra oportunidad de brillar. Pero el nombre más
importante en todo esto podría ser el del coach de pitcheo, Dave Duncan.

 Ya es bien conocida la historia de Duncan y lo que ha hecho
con veteranos que han revivido sus carreras con él.  En los
Atléticos se recuerdan nombres como Dave Stewart, Bob Welch, Dennis Eckersley
(convertido en relevista en Oakland) y Scott Sanderson, todos lanzadores con
bastante experiencia en la Gran Carpa pero que nunca tuvieron el impacto antes
como cuando estuvieron con Duncan en Oakland (quizás con la excepción de
Eckersley, quien había tirado un no-hitter y había ganado 20 juegos en su
carrera anteriormente).

Luego llegó
Todd Stottlemyre, quien siguió a Duncan y La Russa a San Luis y tuvo un
resurgir en su carrera.

Ya en los
Cardenales, lanzadores como Andy Benes, Darryl Kile y Pat Hentgen revivieron
con Duncan.

De hecho, el
propio Westbrook se perfila como uno de los casos más recientes, al recuperarse
de su propia cirugía Tommy John y ser adquirido por San Luis en julio pasado.

Desde mi
óptica, Snell y Valdés son los casos más interesantes después de McClellan,
quien en un principio podría ser el favorito para quedarse con ese quinto
puesto. Snell siempre ha tenido un material de Grandes Ligas, pero por razones
más mentales que físicas, no ha despegado en la Gran Carpa. Tal vez pueda
cambiar eso con Duncan.

El mismo Valdés subió a Grandes Ligas por primera vez en el
2010 con los Mets. Sus números no fueron muy impresionantes que digamos, pero
no es un muchacho. El cubano tiene bastante experiencia en muchos circuitos y
creo que Duncan podría sacarle algo.

Y tampoco podemos olvidarnos del dominicano Batista. El
“Poeta” ya ha visto pasar sus mejores años, pero me parece que con toda su
experiencia, puede combinarse con Duncan y Tony La Russa para hacer algo bien
positivo, con mejores resultados que en mucho tiempo.

Para San Luis nada de esto será fácil. Ahora mismo se ve
como un rompecabezas sin solución sencilla. Pero ya llegando a la última parte
de sus respectivas carreras, La Russa y sobre todo Duncan podrían “dar el palo”
de sus vidas si logran sacar adelante esta rotación de los Cardenales. Ya veremos.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Pujols y San Luis rumbo al divorcio

lDnaPr8W.jpg

PHOENIX – Albert Pujols, como el mejor pelotero del mundo,
se ha ganado el derecho de pedir el contrato más lucrativo de Grandes Ligas. Nadie
disputa eso.

Sin embargo, el dominicano tenía otra opción también: Darle
un “descuento de la casa” a los Cardenales y firmar por algo más que decente,
pero no de la talla del contrato de 10 años y US$275 millones de Alex Rodríguez
en los Yankees.

Todo luce indicar que Pujols ha optado por aspirar a lo máximo
que pueda recibir
, lo cual no podrá ser del equipo de San Luis. Claro, el
toletero aún podría renovar con los Cardenales, sea de aquí a octubre o hasta
como agente libre a partir de noviembre. Pero la realidad es que no quiso
firmar ahora por lo que supuestamente le ofrecía su equipo de la actualidad:
Unos siete u ocho años con salario anual de entre US$25 y US$28 millones. No
creo que lleguen a aumentar mucho dicha propuesta.

El caso de Pujols y los Cardenales es interesante, porque la
imagen del quisqueyano no era de un “mercenario” de la pelota, en busca del
mejor postor, sino de una figura única en la comunidad de San Luis, algo que el
mismo pelotero había fomentado con sus tantas iniciativas caritativas en dicha
ciudad y también en su país de origen.

A lo mejor es ingenuidad pensar que Pujols puede ser
distinto a la mayoría de los atletas profesionales de nuestra era. Hay muchos
intereses de por medio, incluyendo su representante y, según Tony La Russa, el  sindicato, para mencionar dos.

Pujols, de haber firmado por algo que no fuera lo que
supuestamente pide, hubiera sellado su legado como lo máximo en San Luis, un
equipo de mucho prestigio en la historia del béisbol. Hasta pudo haber superado
en términos de popularidad al gran Stan Musial, condecorado por el Presidente
Barack Obama
en estos días. Y, claro, tampoco sería un pobre.

Pero parece que Pujols y su gente “no están en eso”, sino en
ser el pelotero mejor pagado de la historia. Nadie puede criticarlo por eso,
pero sí diría que va a sacrificar algo bien cómodo que tiene ahora en San Luis
y que hubiera tenido durante el resto de su carrera de haber firmado ahora con
los Cardenales: ser el rey de una franquicia, con el respeto, el cariño y sí,
el amor incondicional de una fanaticada que lo ha adorado desde hace 10 años.

Aun si Pujols termina renovando con los Cardenales–algo que
no luce muy fácil–algo de daño se ha hecho en cuanto a su imagen.

Es una pena…claro, con la excepción de los demás equipos de
la División Central de la Liga Nacional, que no han querido saber mucho de él
en estos 10 años. Es más, el eterno rival de San Luis, los Cachorros, ya
podrían tener a Pujols en la mira para el 2012. Ahí sí se pondrían
interesantes  las cosas.

Definitivamente, esta novela apenas comienza, pero un “divorcio” entre Pujols y San Luis luce inevitable.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

 

Hora de hacer ajustes en Series del Caribe

AP110205156554.jpg

MAYAGÜEZ, Puerto Rico -
Aquí muchos han comentado sobre la falta de estrellas de Grandes Ligas, cierta
falta de organización y otros inconvenientes que son propios de la Serie del
Caribe
.

Hay cierto mérito en la mayor parte de lo dicho en ese
sentido, pero es una realidad difícil de cambiar. La Serie del Caribe “es lo
que es”, y para mí hay que aceptarlo y gozarlo en lo que se pueda.

Ahora bien, algo con el que nunca he estado de acuerdo es la
hora de inicio de los partidos. Empezar a jugar a las 4:00 local un primer
partido y programar el segundo para las 8:30, es un problema.

Entiendo los argumentos en el sentido de que mientras más temprano,
menos público habrá en las gradas y de la televisión.

¿Pero sería tan distinto empezar a las 3 de la
tarde en vez de las 4? No creo. De cualquier forma estamos hablando de horarios
laborales. Quizás un poco más de sol para los primeros innings del juego, pero
valdría la pena evitar lo que tuvimos en par de jornadas aquí.

En la primera fecha, debido a un maratónico partido de 15
innings en el choque inicial y luego la tradicional ceremonia de inauguración
del evento, el segundo juego terminó alrededor de las 2 de la madrugada.

Y por supuesto, en la cuarta fecha sucedió algo más pesado
todavía. Un retraso de casi dos horas por lluvia, más un encuentro de 10
entradas entre Puerto Rico y Venezuela, provocaron que las acciones terminaran
casi a las 3 de la mañana.

Si la Confederación del Caribe quiere más interés por la
Serie, no va a producirse con partidos tan fuera del alcance de la gente que
tenga horario tradicional de trabajo, y mucho menos los niños.

Ese es un punto a tratar, la posibilidad de empezar
más temprano
“, dijo el presidente de la Confederación, el dominicano Juan
Francisco Puello Herrera.

En los Estados Unidos MLB ha tratado de convencer a la
cadena FOX, dueños de los derechos de la Serie Mundial, a que pongan algunos
partidos en horarios más temprano, por el mismo motivo.

Creo que es hora de hacerlo en Series del Caribe, por lo
menos mientras se mantenga el formato de doble-juegos durante seis días
consecutivos.

La Serie del Caribe puede seguir siendo un evento bueno,  emocionante y de relevancia en el béisbol
profesional, pero lo más recomendable es que vaya haciendo algunos ajustes,
según lo exijan las circunstancias.

Definitivamente, el cambiar los horarios sería una de las
medidas importantes a tomar en cuenta para aumentar el interés en el
espectáculo.

Hasta la Próxima, Desde la Serie del Caribe

 

 

 

 

 

Serie del Caribe 2011

439x.jpg

Cosas que se ven en solamente en el Bronx

GgeLJ95V.jpg

PHOENIX – Me parece bien interesante lo que ocurrió con la
firma de Rafael Soriano con los Yankees, específicamente lo claro que habló
Brian Cashman
acerca de su opinión sobre la transacción.

Cashman fue bien honesto al decir que no estuvo de acuerdo
con el fichaje. Dicha posición no se debe a una falta de calidad del dominicano
ni lo que puede aportar en los Yankees, sino la cantidad de dinero que le
dieron (US$45 millones por tres años) y el hecho de tener que ceder una
selección del draft a los Rays, todo por un relevista intermedio, al menos
durante el contrato de dos años que firmó en noviembre el cerrador panameño
Mariano Rivera.

Como se ha señalado en diversos informes, el dueño principal
de los Yankees, Hal Steinbrenner, y el presidente del equipo, Randy Levine,
fueron los que tuvieron la última palabra al decidir firmar a Soriano.
Inclusive, durante la rueda de prensa para presentar oficialmente al relevista,
Cashman reconoció plenamente que no estuvo involucrado en las negociaciones con
el representante de Soriano, Scott Boras.

Parece que las locuras de los Yankees van en ciclos.

Después de muchas firmas, mucha nómina pero nada de playoffs
después de 1981, George Steinbrenner fue suspendido en 1990 por tratar de desacreditar
a su jugador estelar Dave Winfield en una disputa fea sobre el contrato del
ahora Salón de la Fama. Ante su ausencia, los Yankees desarrollaron un gran
equipo y luego ganarían cuatro Series Mundiales en cinco años.

Pero del 2002 al 2005, volvió George Steinbrenner a “meterse”
en las decisiones de personal en el terreno y los Mulos gastaron un dineral,
sin encontrar la química ganadora en octubre.

Como bien se ha documentado, Cashman recuperó algo de control
del equipo luego del 2005. Al salir de contratos horribles con peloteros como
Jason Giambi, Carl Pavano y Jaret Wright, entre otros, los Mulos construyeron
un equipo campeón para el 2009.

Con la enfermedad de George Steinbrenner desde el 2007,
quien tuvo que cederles control del equipo a sus hijos Hal y Hank, parecía que
por fin había llegado la sensatez al Bronx, para acompañar los tremendos
recursos económicos. Inclusive, después de no firmar a Cliff Lee en este
invierno, Cashman ha hablado de ser paciente, ver cómo evoluciona el mercado y
que se imponga el frío análisis por encima de la firma contundente por muchos
millones.

Pero con la llegada de Soriano, “forzada” por Hal Steinbrenner
y Levine, parece que ha regresado el circo al Bronx, el pánico cuando no son
los mayores protagonistas de una temporada baja (y sobre todo con todo lo que
ha hecho Boston este invierno).

Lo que me sorprende en este caso es la honestidad de Cashman
con los medios, y cómo los Steinbrenner y Levine aceptan eso. Tal vez demuestre
cierta madurez del grupo, que estén todos dispuestos a estar en desacuerdo y
seguir adelante.

Sea lo que sea la dinámica interna, me costaría pensar en
otro ejemplo de un equipo con tantas diferencias expresadas ante todo el mundo.

Me huele que es una película que apenas comienza en el Bronx…¿o será sólo un capítulo más del mismo drama
que se vive desde que el equipo fue adquirido por Steinbrenner en 1973?

Algo está claro: Los Yankees siempre dan de qué hablar,
dentro y fuera del terreno.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

 

 

Queda bastante talento en Queens

m9laVG8n.jpg

PHOENIX – Juzgando por el tono de la prensa neoyorquina y
conversaciones informales con arduos seguidores de los Mets, en la Gran Urbe no
se espera mucho del equipo de Queens para el 2011.

Es algo comprensible. Viniendo de otra temporada
decepcionante, no han hecho nada del otro mundo en este invierno, debido en
gran parte a que tienen mucho dinero comprometido en contratos existentes con
Carlos Beltrán, Johan Santana, Francisco Rodríguez y Jason Bay, entre otros. Además,
los Filis se fortalecieron con Cliff Lee, los Bravos agregaron a Dan Uggla y
hasta los Nacionales se pusieron las pilas, quitándole Jayson Werth a
Filadelfia.

Pero en los Mets queda talento. A pesar de la ausencia del venezolano
Santana hasta mediados de la temporada
(en el mejor de los casos), el caos en
la segunda base con Luis Castillo y la incertidumbre del bullpen, incluyendo al
Kid, hay talento en Queens. Con el nuevo manager Terry Collins, los Mets podrían
sorprender a muchos.

Con un Bay en salud, un Beltrán en salud y Angel Pagán en
los jardines, no está nada mal. David Wright y José Reyes, si están en salud,
representan un gran lado izquierdo del cuadro, tanto a la defensa como con el
bate. El primera base Ike Davis tuvo un primer año promisorio, y hasta Daniel
Murphy podría dar de qué hablar si se adueña definitivamente de la intermedia.

La rotación abridora sí está repleta de interrogantes. Es
encabezada ahora mismo–hasta que se reintegre Santana–por el trío de Jon
Niese, Mike Pelfrey y R.A. Dickey. Pero viene por ahí el prospecto dominicano
Jenrry Mejía, proyectado a enseñar un buen progreso en el 2011. Hasta Oliver
Pérez podría tener un repunte…el talento está ahí todavía.  Y si el Kid lanza como el Kid que firmaron los
Mets hace dos años, sin meterse en más líos personales, en Queens contarán con
un excelente cerrador.

Es verdad que los Mets han sido una especie de circo en los
últimos dos años, con capítulos raros y lamentables expuestos en los tabloides,
además de contratos mal concebidos y muchas, muchas lesiones.

Pero con Collins, el nuevo GG Sandy Alderson y un talento
considerable que aún queda en el equipo, no me sorprendería que amagaran con
dar la pelea en el Este de la Liga Nacional.

¿Les doy como
favoritos en dicha división? Claro que no. Pero tampoco los tengo perdiendo 90
juegos y hundidos como la versión del Este de los Piratas.

En el béisbol no hay nada escrito, y aquí no voy a escribir sobre
la “muerte” de los Mets del 2011 cuando aún falta un mes para que empiecen los
entrenamientos.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

 

 

 

Hay que estar atento, bien atento…

cnI4hbim.jpg

PHOENIX – El caso de Adrián Beltré ha sido uno de los temas
más llamativos de la temporada baja y para mí, es digno de bastante escrutinio.

Por un lado, a uno se le pueden “aguar los ojos” al ver lo
que hizo el dominicano con Boston en el 2010, con su buena defensa, sus 28
jonrones, 102 empujadas, buen promedio y sólido OPS (porcentaje de embasarse
más slugging).

Pero por otro, hay un patrón en su producción que llama la
atención: El año antes de firmar su gran contrato con los Marineros (cinco años,
US$64 millones), tuvo su mejor campaña con los Dodgers, conectando 48
cuadrangulares e impulsando 121 carreras. Pero en sus cinco temporadas en Seattle,
nunca empujó 100 carreras, nunca dio más de 26 vuelacercas y nunca bateó por
encima de .276. En otras palabras, no justificó su mega-contrato con los
Marineros.

Para restablecerse en el mercado, Beltré y su representante
Scott Boras decidieron aceptar un contrato de un año con Boston, donde
definitivamente el quisqueyano rindió. Es la misma estrategia que utilizó Boras
con el compatriota de Beltré, Carlos Peña, quien acaba de firmar por un año y
US$10 millones con los Cachorros después de batear por debajo de .200 con los
Rays.

¿Volverá Beltré a
dar números más discretos con un contrato a largo plazo, como sucedió en Seattle?
El tiempo lo dirá.

Pero hay más. Los Rangers definitivamente buscaban una
mejoría en la defensa de la antesala, donde Michael Young no es de los mejores
de dicha posición. Beltré es un tercera base auténtico, importante para un
cuerpo monticular que hace que la oposición ponga la bola en juego con mucha
frecuencia.

Además, Texas no necesita que Beltré cargue con toda la
ofensiva. Al fin y al cabo, los Rangers cuentan con bates como Josh Hamilton, Nelson
Cruz, Young, Ian Kinsler y Mitch Moreland, entre otros. Es un lineup mucho más
profundo que cualquier cosa vista por Beltré en Seattle entre el 2005 y el
2009.

Este contrato constituye una gran inversión de parte de
Texas con, a mi juicio, grandes interrogantes. En el papel luce como una fuerte
mejoría para los Rangers, pero hay que estar atento a la producción del
dominicano, a ver si se parecerá a la del 2004 y el 2010, o más a la del 2005
al 2009.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

 

 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.