Results tagged ‘ Dodgers ’

Los Dodgers: muchas expectativas, mucha presión

NUEVA YORK – Con la firma de Zack Greinke por seis años y US$147 millones, los Dodgers lucen como uno de los claros favoritos en la Liga Nacional para el 2013—con todo y el hecho de que juegan en la misma división que los actuales campeones, los Gigantes de San Francisco.

Mark Walter, Stan Kasten, Magic JohnsonEso es muy, pero muy peligroso. Desde que empezó la agencia libre a mediados de la década de los 70, sobran los ejemplos de equipos que en el papel tenían un trabuco pero que en el terreno de juego quedaron cortos. En el mismo 2012 tuvimos el caso extremo de los Marlins y, en menor grado, el de los Angelinos. El año anterior vimos cómo los Medias Rojas, proyectados como la crema de la Americana, se perdieron los playoffs. Ese año en la Nacional los Filis, a pesar de todo ese pitcheo, no pasaron de la primera ronda de la postemporada.

Si la campaña del 2013 empezara hoy, la nómina de los Dodgers sería de unos US$225 millones. Claro, eso puede cambiar de aquí al Día Inaugural, pero está claro que el equipo azul de Los Angeles se perfila como la nueva versión de los Yankees en los tiempos más impulsivos del fenecido George M. Steinbrenner.

El Grupo Guggenheim, que adquirió a los Dodgers este año, está decidido a gastar lo que sea necesario para armar el mejor equipo del planeta. Increíblemente para muchos, asumió casi los contratos enteros del mexicano Adrián González, Carl Crawford y Josh Beckett, parte de esos mismos Medias Rojas del 2011 que al final decepcionaron a todos. Con Greinke y el recién firmado Hyun-Jin Ryu ya en sus filas para acompañar a los antes mencionados, más Clayton Kershaw, Matt Kemp, el dominicano Hanley Ramírez y Andre Ethier, entre muchos otros, nadie podrá superar a los Dodgers, ¿verdad?

Bueno, ya hemos visto esta película.  La gran interrogante para los Dodgers es si todas estas piezas de lujo encajarán para producir un béisbol ganador en el terreno. Es muy posible que sí. Pero también es posible que no, y ahí está el peligro para el equipo de Los Angeles: La decepción del fracaso sería algo sin precedente, tal como los gastos que están realizando los dueños ahora mismo.

En teoría, el pitcheo abridor está sólido con Kershaw, Greinke, Kyu, Beckett, Chad Billingsley, Aaron Harang, Tedd Lilly y Chris Capuano…se dice que por lógica al menos uno o dos de ellos podrían ser cambiados, algo que traería más talento aun.

En el bullpen, hace falta un cerrador de verdad. Brandon League no es la respuesta. No se sabe qué podrá dar Kenley Jansen luego de sus problemas cardíacos. Ojo con el noveno inning para los Dodgers.

Se supone que con tantos bates de calidad, Los Angeles anotará muchas carreras. Se supone eso, pero después de la llegada de Ramírez, Shane Victorino y González, la ofensiva de los Dodgers nunca terminó de arrancar en el 2012. No hay garantías de que lo haga la próxima temporada tampoco.

De un año a otro es difícil saber cuánto va a rendir un pelotero. Más complicado es pronosticar los ganados y perdidos de todo un equipo.

Los nuevos propietarios de los Dodgers han creado unas enormes expectativas en Los Angeles. ¿Y si no se cumplen?

Ese es el peligro para el manager Don Mattingly, quien tendrá que lidiar con todas esas personalidades dentro del clubhouse. Mattingly se ha visto como un aliado de los jugadores en su tiempo como piloto; ahora tendrá que emplear todo su talento como motivador y manejador de estrellas del béisbol (algo que él mismo fue como pelotero).

Para Mattingly y los Dodgers, el potencial se ve  ilimitado…pero por más grandes que puedan ser los éxitos, así de contundentes se verán los fracasos si no se gana con una nómina bien por encima de los US$200 millones.

Un Oeste que no perdona a nadie

8eEAtnTU.jpg

SAN LUIS – Durante unos días de visita aquí en el Medio Oeste de Estados Unidos, he visto a los Cardenales barrer a los Piratas, en la continuación de la fuerte lucha entre San Luis y Cincinnati por la División Central de la Liga Nacional.

Sin embargo, no puedo dejar de ver con sumo interés lo que está pasando en el Oeste de la Nacional, división mía “de local” por mi condición de residente de Phoenix, Arizona. Con la barrida que le propinaron los Gigantes a los Dodgers, ahora mismo vemos una lucha entre dos: San Francisco y San Diego.

Es interesante la situación del Oeste. Los Dodgers acaban de adquirir a varios peloteros antes de la fecha límite del 31 de julio, incluyendo a Scott Podsednik, Ryan Theriot y Ted Lilly. También llama la atención el hecho de quedarse con Manny Ramírez, a pesar de informes de ofertas–por más discretas que hayan sido–para cambiarlo. En otras palabras, el gerente general Ned Colletti no tira la toalla. Los Angeles llegó al 2 de agosto en el cuarto lugar, a ocho juegos de los punteros Padres. Ya veremos qué trae el próximo mes para los azules.

En el caso de los Rockies de Colorado, no acaban de arrancar todavía. Tienen un buen historial de encenderse en agosto  y septiembre, como fue el caso tanto en el 2007 como en el 2009, pero el tiempo no está de su lado.

Los Gigantes, con tanto pitcheo, están ahí mismo. Claro, les gustaría agregar un bate antes del 31 de agosto (¿Adam Dunn o Derrek Lee?), pero quién sabe. A mi juicio, pueden dar la batalla hasta el final a base de puros brazos.

Y por supuesto, los Padres han demostrado que son una realidad. También repletos de pitcheo, agregaron los bates de Miguel Tejada (no ha convencido hasta ahora) y Ryan Ludwick (tremendo negocio para los Frailes).

Desde el 2006, del Oeste de la Liga Nacional han clasificado solamente los Dodgers y los Rockies, con la excepción de un Arizona sorpresivo y joven del 2007. Si Los Angeles y Colorado no se ponen las pilas, Padres y Gigantes “les van a comer los caramelos”. En el caso de San Diego, será contra todos los pronósticos.

PURO BÉISBOL AL LADO DEL ARCO
Si alguien dudaba de lo que es la fanaticada de San Luis y la locura de béisbol en esta ciudad, lean esto: Informa el Sports Business Journal que los Cardenales son el equipo de Grandes Ligas con más rating de televisión local, con 7.9 en el mercado. Les siguen Minnesota (7.85), Filadelfia (7.2) y Cincinnati (6.52).

Hasta la Próxima, Desde…la Ciudad del Arco

Duro camino para los Dodgers

7ISLiThA.jpgPHOENIX – Durante los entrenamientos se me preguntó quién era mi favorito en el Oeste de la Liga Nacional, y dije claramente que eran los Rockies de Colorado. “¿Y los Dodgers?” me respondieron.

En ese momento señalé lo fuerte y completo que veía a los Rockies. El tiempo no dio para yo explicar qué veía en los Dodgers, ganadores de la división en las últimas dos temporadas, para el 2010. Pero se veía venir el mal arranque de los azules–no era difícil de pronosticar.

Los Dodgers cuentan con un pitcheo que tiene algo de talento, pero con demasiadas interrogantes. Clayton Kershaw tiene todo el talento del mundo, y debe de ser una estrella, inclusive este mismo año. Pero después está Chad Billingsley, propenso a las lesiones y con una carrera de altibajos. Vicente Padilla está lesionado. Hideki Kuroda y el nudillista Charlie Haeger no son nada del otro mundo.

El relevo no es malo con Jonathan Broxton apoyado por el venezolano Ronald Belisario y George Sherrill, entre otros.

Pero la realidad es que Manny Ramírez ya no es Manny Ramírez. Lo mismo con Casey Blake. Rafael Furcal siempre es amenaza de lesionarse y perder bastante tiempo. Blake DeWitt no rinde al bate. James Loney ya tiene mucho tiempo en Grandes Ligas sin ser el jonronero que esperaban los Dodgers. Russell Martin está lejos de ser el estelar que fue hace dos años.

Matt Kemp y Andre Ethier no pueden hacerlo todo.

En el pasado, los Dodgers supieron buscar talento desde fuera a mediados de temporada para llegar a playoffs. Ahora con el tremendo lío del divorcio de los McCourt, eso parece más difícil.

Los Dodgers tienen el talento para competir y hasta repetir como campeones de su división. Pero este año va a ser mucho, pero mucho más difícil.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Una popularidad difícil de explicar

kXyvWQ4w.jpg

Con el regreso de Manny Ramírez, tenemos algo casi sin
precedente. Digo “casi”, porque mucha gente olvida lo sucedido hace
cuatro años cuando fue suspendido por dopaje el cubano Rafael Palmeiro, poco
después de integrarse al club de los 3,000 hits en el 2005. Dos años antes, el
primera base había llegado a los 500 jonrones, es decir que pertenecía a un
grupo bien exclusivo en la historia de Grandes Ligas.

Traigo a colación esto porque al regresar de su
suspensión, Palmeiro fue abucheado en la ruta y en Baltimore, su estadio, no
recibió una bienvenida muy cálida que digamos. Nadie lo firmó para la temporada
del 2006, y un pelotero que parecía destinado a Cooperstown se fue
esencialmente “botado” del béisbol, estilo Pete Rose. No se espera
que reciba muchos votos para el Salón de la Fama, si uno ve el trato que ha
recibido Mark McGwire en sus primeros años en la boleta…¡y a éste último ni
siquiera se le comprobó nada ilegal ni contra las reglas en MLB!

En cambio, el retorno de Manny Ramírez se perfila como
toda una fiesta, y su suspensión como otro ejemplo de “Manny siendo
Manny”. Mucho se ha comentado sobre la diferencia en el trato a Ramírez en
comparación con el que le han dado a McGwire, Barry Bonds, Mark McGwire, Roger
Clemens y hasta Sammy Sosa. Sobran las teorías, pero la verdad es que nadie ha
podido explicar la reacción tan benigna de los fans ante lo de Manny.

Para mí lo interesante será el aspecto más importante,
es decir, su actuación en el terreno. Si es el mismo Manny dando palos por
todos lados, puede que se le perdone todo, al menos en Los Angeles. Si no, eso
de “Manny siendo Manny” podría convertirse en un desastre mayúsculo.

Cambiando de tema…ya estamos en Facebook con LasMayores.com.

¡Dale un vistazo y comparte con tus amigos todas nuestras noticias!

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

 

 

Manny Ramírez: ¿Qué opinas?

PHOENIX — Cayó
 como una bomba la noticia de que el dominicano Manny
Ramírez salió positivo por dopaje
. De su parte Manny, seguramente con
la orientación de su flamante representante, Scott Boras, emitió la siguiente
declaración a través del sindicato de jugadores:

“Recientemente fui a un médico por un asunto personal de salud. Me
dio una medicina, no un esteroide, que él pensó que estaba bien darme.

“Desafortunadamente, la medicina estaba prohibida por nuestro
reglamento de drogas. Según ese reglamento, ese error ahora es mi
responsabilidad. Me aconsejaron no decir nada más por ahora. Sólo quiero decir otra
cosa: me han sometido y he aprobado unas 15 pruebas de drogas en las cinco
últimas temporadas”.

 La pregunta para ustedes, amigos lectores, es bien
sencilla: ¿Creen que el positivo de Manny es algo inocente, provocado por una
medicina inocua, o creen que Manny efectivamente ha usado sustancias prohibidas
para aumentar el rendimiento?

 Dejen sus comentarios en la sección indicada en este blog,
abajo en “comments”.

 Gracias

 

 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.