Results tagged ‘ Jose Valverde ’

El misterio de los Tigres de Detroit

¿Qué pasa con los Tigres de Detroit?

Un equipo con Miguel Cabrera, Prince Fielder, Austin Jackson, Justin Verlander y Max Scherzer debería ganar fácilmente su división, ¿verdad?

Un equipo con un dueño como Mike Ilitch, siempre dispuesto a gastar el dinero necesario para formar un roster formidable, debería conquistar la Central de la Americana “paseando”, ¿verdad?

Un equipo ya talentoso de por sí que recibe refuerzos como Omar Infante y Aníbal Sánchez–justamente en posiciones que hacían falta–a medio camino debería estar en posición para dominar en la segunda mitad, ¿verdad?

Por supuesto, en el béisbol no hay nada escrito. Y por supuesto, los juegos no se ganan con nombres en el papel, sino en batallas de nueve innings con muchas alternativas. Eso se ha demostrado una que otra vez.

Sin embargo, cuando se trata de los Tigres del 2012, son todo un misterio.

El venezolano Cabrera está teniendo un año que podría ser histórico, con posibilidades de ganar la Triple Corona de bateo en la Americana. Verlander ha dominado como siempre. Scherzer está teniendo la clase de campaña que todo el mundo le creía posible cuando subió hace unos años con los Diamondbacks. Al igual que Scherzer, el jardinero Jackson ha empezado a alcanzar su potencial.

Pero con todo eso y mucho más a nivel individual, Detroit llegó a esta fecha con solamente ocho juegos por encima de .500, a uno de los Medias Blancas por el primer lugar de la División Central del Joven Circuito. Los Tigres venían de ser barridos por los Mellizos en una doble-jornada en casa y, si los playoffs empezaran ahora, Detroit quedaría fuera de la postemporada por quinta ocasión en los siete años del mando del manager Jim Leyland.

Los números colectivos no parecen revelar mucho. Su récord “pitagórico”, basado en sus carreras anotadas vs. permitidas (689-644), pone su marca en 81-71, una mejoría de apenas un juego comparado con su récord real de 80-72. Los Tigres han anotado la sexta mayor cantidad de carreras en la Americana, mientras que su efectividad colectiva de 3.84 los coloca en el cuarto lugar de la liga.

Cuando se habla del pitcheo de los felinos, en sentido general los abridores han cumplido. Encabezada por Verlander y Scherzer, la rotación de Detroit está tercera en la Americana en efectividad con 3.88. Pero el bullpen está en el décimo lugar con 3.82.

El dominicano José Valverde no se ha parecido al impecable cerrador que fue en el 2011, cuando salvó 49 juegos en igual número de oportunidades. Este año el derecho lleva 31 rescates en 36 oportunidades, con efectividad de 4.08. Sus compatriotas Joaquín Benoit y Octavio Dotel tampoco se han visto tan dominantes como se esperaba, mientras que Phil Coke es el único zurdo más o menos probado a nivel de Grandes Ligas.

En total, los Tigres han malogrado 15 oportunidades de salvamento este año, cinco más que en el 2011 cuando fueron los más eficientes de la Americana en ese sentido.

En cuanto a la División Central, la competencia no luce tan fuerte. Los Medias Blancas, luego de varias temporadas sin alcanzar su potencial colectivo, se han mantenido jugando un béisbol admirable bajo el mando del manager novicio Robin Ventura. Pero estamos hablando de un equipo de Chicago que ha perdido cinco partidos al hilo y que sólo tiene 10 juegos por encima de .500.

La gente no esperaba tanto de los Medias Blancas en el 2012, temporada que podía considerarse como un año de transición después de tanto tiempo con el venezolano Ozzie Guillén al frente. En cambio, Detroit parecía tenerlo todo para ganar y para llegar lejos en octubre, luego de quedar a dos triunfos de ir a la Serie Mundial en el 2011.

Hay tiempo para que los Tigres finalmente cumplan con las expectativas de clasificar. Pero la verdad es que nadie sabe por qué están en una lucha tan difícil. Faltando poco más de una semana para terminarse la temporada regular, son muchas las interrogantes. Una es si Leyland volverá al timón si no clasifica Detroit. Otra es por cuánto tiempo más Ilitch, de 83 años, seguirá invirtiendo tanto en un equipo que simple y llanamente no ha dominado como se supondría.

Los próximos días podrían decidir muchas cosas en Detroit, donde reside el equipo más difícil de entender en la Liga Americana.

Detroit, un equipo suelto y relajado

ARLINGTON – Una de las cosas que más ha llamado la atención en los Tigres de Detroit ha sido lo suelto y relajado que han lucido los jugadores y el manager Jim Leyland, desde la Serie Divisional contra los Yankees hasta esta segunda ronda vs. Texas.

Todo el mundo conoce el show que suele montar el dominicano José Valverde cuando logra un juego salvado, sobre todo si le pone punto final con un ponche. Pero dentro del clubhouse es igual de alegre, haciendo chistes y poniendo a reír a todos en su alrededor.

El venezolano Miguel Cabrera, uno de los bateadores más temibles de Grandes Ligas, impone su estilo juguetón también, con chistes, muecas y gritos jocosos.

“Sabemos mantener sueltos a los muchachos que están al lado de uno”, me dijo Miguel en el Rangers Ballpark de Arlington. “Sabemos cómo hacer el tipo de cosas para que todo el mundo esté relajado y pueda hacer su trabajo.”

Hasta Leyland, un hombre de 66 años de edad y con 20 años de experiencia como manager de Grandes Ligas, se ha visto con una personalidad bien leve en esta postemporada. Antes del Juego 5 de la Serie Divisional en Nueva York, empezó su sesión con los medios con un elaborado chiste sobre un profesor que le había dado instrucciones de cómo manejar el pitcheo para ese partido decisivo en el Bronx.

Cuando anunció que Delmon Young se perdería la serie debido a una lesión de un oblicuo, dijo en tono de broma que le echaba la culpa a la prensa por haber interrumpido sus prácticas de bateo.

Y cuando un periodista le sugirió que han funcionado todos los movimientos que él y su homólogo en esta serie Ron Washington han hecho en esta temporada, contestó Leyland con un humor seco, “No has estado en Detroit, ¿verdad?”

“Tenemos una unión”, nos dijo el infielder dominicano Ramón Santiago. “Los muchachos siempre dan mucha energía, contentos.”

Los Tigres del 2011 no son el primer ni el último equipo en tener este tipo de ambientes. El ganar lo facilita, por supuesto.

Pero está claro que las grandes figuras ponen el tono relajado para que los felinos estén con la mejor mentalidad posible a la hora de salir al terreno.

“Todo el año hemos estado así con esa motivación de uno al otro”, dijo Cabrera, “y por eso estamos aquí.”

Valverde: Brillante, pero hasta cierto punto ignorado

PHOENIX – Mucho se ha hablado este año acerca de Justin Verlander, quien lleva 24 victorias y ha acumulado argumentos para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana, algo poco común para un lanzador abridor.

En Detroit, el equipo de Verlander, también se ha destacado otra gran temporada del venezolano Miguel Cabrera, al igual que el derecho candidato a JMV en una escuadra que ya ganó la División Central de la Liga Americana y se perfila como uno de los contendientes fuertes para llegar a la Serie Mundial.

Pero hay otra figura en los felinos que ha hecho algo extraordinario y cuya hazaña, a mi juicio, ha pasado algo desapercibido: la perfección del cerrador dominicano José Valverde, quien lleva de 46-46 en oportunidades de salvamento para esta fecha.

En el caso de Valverde, de completar la temporada sin malograr oportunidad de salvamento alguna el dominicano se uniría a Eric Gagne (de 55-55 en el 2003) y Brad Lidge (de 41-41 en el 2008) como autores de grandes años de perfección en la novena entrada en la última década. Los Dodgers de Gagne no llegaron ni cerca de la clasificación hace ocho años, pero los Filis de Lidge se coronaron campeones hace tres temporadas, con Lidge sacando el último out de la Serie Mundial vs. los Rays.

Para secreto de nadie, un cerrador confiable es clave en las aspiraciones de cualquier equipo. La última vez que se coronó un campeón sin un taponero dominante fue en el 2003, cuando los Marlins ganaron la segunda Serie Mundial de su existencia. Sí, el venezolano Ugueth Urbina llegó en la recta final para llenar el hueco en el puesto de cerrador y salvó algunos partidos, pero fue algo improvisado más que otra cosa en el caso de la Florida ese año. Y todos recordamos cómo Josh Beckett, con sólo tres días de descanso, lanzó un juego completo en el partido decisivo vs. los Yankees con apenas dos carreras de ventaja al final, sin que el manager Jack McKeon recurriera al relevo corto.

Definitivamente, ésa es la excepción de la regla. Del 2004 al 2010, un cerrador confiable ha puesto punto final a las victorias más importantes de la postemporada, incluyendo el último juego de la Serie Mundial.

Para que los Tigres lleguen lejos en la postemporada, tendrán que dar la cara los Verlander, Cabrera y demás integrantes principales del equipo. Pero no puede pasar tan desapercibido lo que ha hecho y lo que tendrá que seguir haciendo Valverde en los momentos apremiantes.

En otras palabras, el dominicano tendrá que seguir perfecto.

Hasta la Próxima, Desde el Desierto

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.