Results tagged ‘ orientaciones de MLB ’

Por un futuro sólido fuera del terreno

LEESBURG, Virginia – El Rookie Career Development Program que organiza Major League Baseball siempre es impresionante de ver. La presencia de altos ejecutivos del mismo MLB, del sindicato (incluyendo al nuevo presidente Tony Clark), médicos, expertos en finanzas, ex jugadores, invitados especiales y hasta actores—con presentaciones tanto en español como inglés—requiere de una organización y un gasto bastante amplios.

Broad Run-20140110-00183Todo es para darles orientación a los novatos y los jóvenes en la cúspide de Grandes Ligas para que sepan comportarse como ligamayoristas tanto dentro como fuera del terreno.

El programa, que se realiza en el Landsdowne Resort de esta localidad, en las afueras de Washington, D.C., incluye un día especial dedicado exclusivamente a los peloteros latinoamericanos. Las sesiones educativas y las presentaciones son completamente en español, con una atención especial puesta en los retos únicos que enfrentan los peloteros de habla hispana.

“Es algo grande reconocer que hay una verdadera transición para un pelotero extranjero que viene básicamente de nada para llegar a Grandes Ligas”, dijo el boricua José ‘Cheíto’ Cruz, quien jugó 12 años en la Gran Carpa entre 1997 y el 2008 y ahora integra la directiva de la Asociación de Jugadores de MLB. “Cuando llegas a Grandes Ligas las cosas te vienen encima rápido, el dinero, los medios, los fanáticos, los viajes. Es una locura. Es completamente nuevo, y uno puede perderse en eso. Es una vida rápida y cara”.

Efectivamente, sobran las historias lamentables de atletas profesionales—del país que sea—que han echado a perder sus carreras, el dinero que han ganado y hasta sus vidas debido a las malas decisiones fuera del terreno. Cuando se trata del pelotero latinoamericano recién llegado a los Estados Unidos, sobre todo el que viene de raíces humildes, son muchos los obstáculos para llegar a manejarse con la prudencia indicada.

“Está la barrera del idioma, que es algo enorme”, señaló Cruz Jr., hijo de José ‘Cheo’ Cruz, quien brillara en la Gran Carpa en los años 70 y 80, mayormente con los Astros de Houston. “Muchas veces (al no saber inglés) no entiendes lo que está pasando. Entiendes el juego sobre el terreno, pero fuera de las líneas y fuera del estadio es otra cosa”.

Un peligro siempre presente es el de la gente malintencionada que siempre parece rodear a los atletas. Y los latinoamericanos—muchas veces solos en una tierra desconocida y sin saber el idioma—pueden encontrarse en situaciones poco deseadas.

“La gente quiere esto, quiere aquello. Se abre la posibilidad de hacer lazos con gente con la que realmente no deberían”, afirmó Cruz. “Es muy fácil caer en eso, porque estás sin familia, sin amigos. No hay nadie. Entonces cuando llega alguien que habla bonito, eso podría causar problemas. Hablamos de todo eso aquí”.

Las cosas han cambiado mucho desde los años 50, 60, 70 y hasta 80 y 90 para los jóvenes latinoamericanos que militan en los circuitos minoritarios del béisbol profesional en los Estados Unidos. Claro, no es que sea tan fácil ahora, pero por lo menos existe un esfuerzo de parte de MLB y del sindicato de ayudar en el ajuste a una nueva sociedad. En ese aspecto ha habido bastante progreso.

“Es una colaboración en el sentido de que todos vemos el potencial del futuro”, expresó Cruz. “MLB está preparando a estos muchachos para que sean los mejores de sus equipos y ellos van a ser parte de nuestra asociación, así que tratamos de cuidarlos como más que peloteros en el terreno.

“En mi caso, comparto experiencias que he tenido y que he pasado. Hay un ambiente relajado aquí para que nos conozcan y para que podamos decirles, ‘Hey, eres parte del sindicato y esto es lo que hacemos’. Cuando ya estando en Grandes Ligas te ven, hay una relación establecida.

“Ellos se dan cuenta de que todo esto se hace para ellos, y saben valorar eso cuando llegan a Grandes Ligas”.

Programa de Novatos, un recurso de oro

LEESBURG, Virginia – Al llegar a las Grandes Ligas, se les abre todo un nuevo mundo a los peloteros jóvenes. Y para manejar dicho mundo, dentro y fuera del terreno, hace falta una buena orientación.

RCDP_logoDe eso se quiere encargar Major League Baseball.

Por 22do año, MLB conduce en el Landsdowne Hotel and Resort su programa para novatos, el denominado Rookie Career Development Program. Por lo menos un prospecto de cada organización de Grandes Ligas se encuentra en esta localidad recibiendo orientaciones cruciales sobre el manejo de su carrera en el béisbol.

Entre los temas que se tratan aquí son el manejo de las finanzas, el trato con la prensa, las relaciones fuera del terreno de juego y las drogas—tanto las sustancias para aumentar el rendimiento como las “recreacionales”.

“Esto es muy bueno para todos los muchachos jóvenes para saber manejar mejor nuestras carreras, cómo manejarnos con los medios”, dijo el venezolano Avisaíl García, participante en el programa y quien ya hizo bastante ruido al final del 2012 con los Tigres de Detroit.

“Tremenda experiencia”, agregó el lanzador boricua Hiram Burgos, mencionado como candidato a integrar la rotación de los Cerveceros este año. “Necesitamos saber esto para cuando lleguemos al nivel de Grandes Ligas, estar preparados para el cambio en nuestras vidas.”

Son demasiados los cuentos de peloteros que, con todo el talento del mundo y contratos bien lujosos en las Mayores, han visto desvanecer sus fortunas por diversos motivos. Y ni hablar de los lazos con personas y “amigos” que llevan a los jugadores a tomar decisiones dudosas en cuanto a su comportamiento se refiere.

“Es enorme el salto de las menores a Grandes Ligas y todo lo que implica eso”, dijo el ex grandeliga Tony Clark, directivo de la Asociación de Jugadores de MLB y uno de los organizadores del evento. “Esto les da la oportunidad a los muchachos jóvenes que hacen la transición de hablar con gente que lo ha hecho y con personas dispuestas a velar por sus mejores intereses.”

Aquí son representadas la oficina principal de MLB en Nueva York con Rob Manfred, la oficina de América Latina en Santo Domingo con Rafael Pérez y la Asociación de Jugadores con Clark, entre otras entidades.

Además de orientaciones realizadas con bastante seriedad, se imparten las lecciones con comedias del grupo de teatro dominicano Las Máskaras y Second City. Otros participantes son médicos y psiquiatras que hablan acerca de proteger la salud, tanto física como mental.

“El programa es sobresaliente”, dijo Steven Eickelberg, uno de los psiquiatras invitados y quien tiene más de 10 años participando en el evento. “(A los jugadores) les da una gran introducción a los temas que van a tener que enfrentar al hacer la transición de Doble-A o Triple-A a las Grandes Ligas. También les da una idea de los recursos disponibles y algunas herramientas para lidiar con lo que los espera.”

Son muchos los obstáculos camino a la Gran Carpa. Dichos retos se magnifican cuando los jóvenes finalmente llegan, entre ellos el objetivo de establecerse una vez por todas en el mayor nivel del béisbol.

Es para uno aprender más sobre las pruebas que uno va pasando, el proceso que uno va pasando en Grandes Ligas”, dijo el jardinero dominicano Starling Marte, quien ya puso su granito de arena con los Piratas de Pittsburgh el año pasado.

Desde principio de la década de los 90, MLB ha aportado este recurso a los jóvenes que van en ascenso en el béisbol.

¿Y antes de eso?

“En aquellos tiempos, contabas con (un compañero) para enseñarte todo”, dijo Clark, quien subió en 1996 con Detroit pero no tuvo tiempo de participar en el programa. “Muchas cosas se hicieron con pruebas de fuego, algunas con buen resultado y otras no tanto.

“Era más difícil en ese entonces, porque no recibías la cantidad de informaciones que hay aquí en un solo lugar.”

 

 

 

 

 

 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.