Results tagged ‘ Serie del Caribe ’

Cuba hace historia en Margarita 2014

ISLA DE MARGARITA, Venezuela – Cuando Alfredo Despaigne disparó cuadrangular frente a Alfredo Aceves (El Patón) el sábado en la primera fecha de la Serie del Caribe, fue la primera vez que Cuba anotaba una carrera en este evento desde 1960.

IMG-20140201-00203Después de 54 años de ausencia, los cubanos—representados por los Azucareros de Villa Clara—dijeron presente en el Clásico Caribeño en Margarita 2014.

Sin ánimo de entrar en política—eso se lo dejo a otros—fue un momento histórico. Sin importar el resultado final de este torneo en cuanto a Cuba se refiere, el hecho de producirse su participación es monumental para un evento que buscaba nuevos aires. Y claro, para el país de José Martí la reintegración a la Serie—aunque sea por sólo un año—es un paso notable.

“Llegamos a un espectáculo que representa tremendo honor y tremenda responsabilidad de representar a nuestro país”, comentó el manager de Villa Clara, Ramón Moré. “Vinimos a la Serie del Caribe con los mayores deseos de dar un buen espectáculo y llevarnos el trofeo”.

Cuba siempre es una especie de incógnita cuando se trata de competiciones de esta índole, como ha sido en el Clásico Mundial. Pero en algo están claros todos: La presencia de un equipo cubano aumenta el nivel del espectáculo.

“Juegan la pelota como debe jugarse”, dijo el boricua Iván Rodríguez, uno de los mejores receptores de todos los tiempos en Grandes Ligas y ahora gerente general de los Indios de Mayagüez,  equipo que representa Puerto Rico para esta serie. “Juegan bien, siempre les gusta este tipo de competencias”.

Agregó el puertorriqueño Carlos Baerga, manager de los Indios: “Cuando juega Cuba el nivel de juego cambia, sube a otro nivel. Eso emociona al pelotero. Hay que ponerte ready”.

En la denominada “primera etapa” de la Serie del Caribe, de 1949 a 1960, equipos cubanos ganaron siete de las primeras 12 ediciones del evento. Claro, eso fue hace varias generaciones y las comparaciones no pueden utilizarse para un análisis moderno. Pero sí vale recordar que el talento está ahí…sólo basta con ver cuántos buenos ligamayoristas han salido de Cuba en los últimos años (léase Yasiel Puig y Yoenis Céspedes, por nombrar sólo dos).

“Sabemos la clase de béisbol que pueden jugar”, dijo Manny Acta, gerente general de los Tigres del Licey (República Dominicana) y quien dirigió contra la selección cubana como piloto de R.D. en el primer Clásico Mundial hace ocho años. “Los peloteros cubanos están regados por las ligas invernales y vemos lo buenos que son”.

Lo que sí es difícil es “scoutear” a un equipo cubano, por la falta de datos documentados sobre sus jugadores.

“Aparte de que tienen talento, no sabemos mucho de ellos sino que juegan en equipo”, dijo Acta.

Ese es el reto que enfrenta el derecho Joel Piñeiro, quien se prepara para medirse a los cubanos el martes por Puerto Rico.

“No hay scouting reports, no hay videos para analizar”, dijo el lanzador veterano.

Para el final de esta Serie del Caribe, sabremos mucho más—por lo menos acerca de esta versión de Villa Clara que ha venido a Venezuela. ¿Será el inicio de una participación continua de Cuba en la Serie? Eso está en duda, por cuestiones de políticas oficiales de entidades gubernamentales y deportivas.

Pero si fuera por Moré, la presencia de Cuba se repetiría.

“Vinimos a ganar, pero en este juego se puede ganar como se puede perder. Creo que éste debe ser el reinicio de Cuba en la Serie del Caribe. Ese es mi criterio”.

Nuevo formato: ¿Más emocionante pero menos justo?

HERMOSILLO – Tanto en el 2011 como el 2012, el ganador de la Serie del Caribe se decidió sin el campeón cerrando una victoria para celebrar en el terreno. El sistema “todos contra todos” era anticuado y le quitaba emociones al evento..al menos así se decía.

Francisco PenaPara Hermosillo 2013, se tomó la decisión de agregarle un día extra al certamen y crear una final que se disputará entre el equipo de primer lugar y el de segundo, para así decidir el campeón del Clásico Caribeño.

Los Leones del Escogido, en representación de la República Dominicana, llegaron a asegurar su pase a dicha final en la cuarta fecha del certamen el martes al poner su récord en 4-1, mientras que confirmaron su condición de líder absoluto del torneo con otro triunfo el miércoles para terminar la ronda “regular” con 5-1.

De ahí viene la siguiente pregunta: ¿Es justo obligar a un equipo que haya dominado la serie de esa manera jugar un partido de vida o muerte—en el que puede pasar cualquier cosa–para coronarse campeón?

“Creo que no ha sido una buena decisión de la parte gerencial de la organización de aquí de la Serie del Caribe”, dijo de manera contundente el veterano dominicano Julio Lugo, quien posiblemente se esté despidiendo del béisbol profesional en este torneo. “No creo que un equipo que haya ganado (cinco) partidos y que pierda ante otro que haya ganado tres deba irse por esa puerta. Eso no está bien. Eso no se ha manejado bien.”

En lo personal, estoy de acuerdo con Lugo. Entiendo la necesidad de asegurar un final emocionante de la serie, ni hablar de una fecha extra que puede aumentar los ingresos económicos locales que genera el evento, tanto en el estadio como para la ciudad anfitriona en general.

Sin embargo, siempre me gustó la idea de premiar a un equipo que a través de seis juegos demostrara un dominio sobre los otros. Sí, en ocasiones se producían conclusiones sin bombos y platillos, pero después de cada edición del torneo se sabía que salía premiado el grupo que había jugado mejor a lo largo del certamen.

En el 2013, se ha dado la posibilidad de que un equipo con 3-3, como bien señala Lugo, le gane un juego a otro con 5-1 para conquistar el título.

El equipo dominicano en Hermosillo es el primero en enfrentar esta situación. La mayoría de los jugadores se expresaron un poco más diplomáticos que Lugo al hablar del tema.

“Nosotros no controlamos eso, la Serie del Caribe fue hecha así”, dijo Hanley Ramírez. “Es un juego más. Vamos a venir positivos y seguir jugando nuestro béisbol. El equipo está luchando y se mantiene así hasta que el juego se acaba. Tenemos que venir (el jueves) a ganar la Serie del Caribe con Dios por delante.”

Francisco Peña, cuyo jonrón en el noveno inning el miércoles esencialmente eliminó a los Navegantes del Magallanes (Venezuela), entiende la parte de agregarle sabor a la serie. Pero no deja de imaginar lo que hubiese sido celebrar ya la victoria de su equipo.

“Si hubiese sido antes ya seríamos campeones”, expresó, “pero eso le da más emoción ahora. Le da más gusto, como dice la gente, más carácter a la serie creo. Ahora tenemos que jugar un juego, cualquiera puede ganar un juego y hay que venir (el jueves) a jugar fuerte.”

Luis Jiménez, quien se fue de 4-3 en el juego vs. Venezuela para poner su promedio en .455, también dijo aceptar la situación…aunque sus comentarios fueron acompaños por muchos “Imagínate” que transmitían resignación más que otra cosa.

“Así lo hizo la liga y ya tenemos que estar dispuestos a lo que venga”, manifestó Jiménez. “Yo nunca había visto eso, pero imagínate, hay que jugar. Ahora con esa regla que pusieron tenemos que venir y seguir jugando el béisbol fuerte.”

No hay de otra. Si gana Dominicana el jueves, este tema no será de importancia, por lo menos este año. ¿Y si no? Más debate, más polémica, algo que la Serie del Caribe justamente trata de evitar.

Momento clave para la Serie del Caribe

HERMOSILLO – La Serie del Caribe del 2013 no sólo luce unas nuevas instalaciones, el Estadio Sonora de esta ciudad, sino también un nuevo formato que asegura que el certamen se culminará con un campeón decidido en una gran final.

aimimg_1.3Esta edición del evento, la 43ra de la “segunda etapa”, se perfila como una de las más importantes de los últimos años en un sentido: Recobrar importancia y relevancia en el mundo del béisbol.

Ya todo el mundo sabe que es imposible pretender ver a estrellas de Grandes Ligas en estos eventos. Ya no veremos a una figura como Ricardo Carty dando cinco jonrones en una Serie del Caribe por la República Dominicana,  ni a un Roberto Alomar encabezando un “Dream Team” de Puerto Rico. La realidad de la influencia de las Grandes Ligas y las inversiones hechas en los mejores peloteros no permiten ese lujo en el Caribe.

Sin embargo, aquí sí están en roster de los Leones del Escogido en calidad de refuerzo Hanley Ramírez y Fernando Rodney, una grata sorpresa para todos. Además, se esperan nombres conocidos como Miguel Tejada, Fernando Tatis, Julio Lugo, Rodrigo López, Marlon Byrd, Yuniesky Betancourt, y Dennys Reyes, entre otros.

Más allá de quiénes digan presente y quiénes no, lo que sí se ha tratado de rectificar es la falta de emociones al final de la serie.

Hace dos años en Mayagüez, Puerto Rico, los Yaquis de Obregón vivieron su primer momento como campeones no en el terreno celebrando una victoria propia, sino en un restaurant de la ciudad al ver a los Toros del Este vencer a los Criollos de Caguas. En el 2012 en Santo Domingo, el Escogido supo en su clubhouse, esperando su partido vs. Venezuela, que ya era campeón al observar a los Indios de Mayagüez derrotar a los Yaquis.

Entonces, con todo el reclamo que hubo hace un año por una modificación del formato, aquí lo tenemos en Hermosillo. Después de los 12 partidos de siempre, estilo “round-robin” doble, tendremos la oportunidad de ver un solo juego  entre el equipo de primer lugar y el del segundo puesto para decidirlo todo.

Ha habido muchas expresiones de preocupación por la sobrevivencia de la Serie del Caribe, con la falta de estrellas, un formato que se etiquetaba como “anticuado”, el Clásico Mundial de Béisbol y la supuesta falta de apoyo por el evento de parte de MLB.

Hay bastante realidad en mucho de eso. En otros casos, es pura conjetura. Pero lo cierto es que para esta Serie del Caribe, el nuevo formato, el nuevo estadio (algo que ha generado bastante interés aquí) y uno que otro nombre en el terreno le dan un sabor promisorio al certamen.

Ojalá sea así, porque la Serie del Caribe es un elemento crucial en la identidad y el alma del béisbol latinoamericano.

La queja de siempre: Falta de “nombres”

SANTO DOMINGO – Hoy en día, la queja constante de fanáticos y periodistas es la misma en cada invierno: No vienen nombres de peso a jugar en las ligas caribeñas y de México, por los motivos que ya conocemos.

Ya terminaron los tiempos en que Ricardo Carty y Antonio Armas desplegaron su poder en la Serie del Caribe. Ya no vemos brazos de la talla de Pedro Martínez o José Rijo en un montículo de del Clásico Caribeño. Y luce bien difícil que volvamos a ver un Dream Team como el de los invictos Senadores de San Juan en 1995 o las menos exitosas Aguilas Cibaeñas de 1996.

Es un tema que no deja de surgir en los debates acerca de la calidad o no del béisbol invernal moderno. ¿Hay remedio? ¿Es necesario un cambio de reglamentos de MLB y la Confederación de Béisbol del Caribe? ¿Hace falta un ajuste, o es la pelota invernal ya otra cosa, a la que tenemos que acostumbrarnos?

No hay una solución clara en el horizonte.

“Estamos tratando por todos los medios posibles de que a través de Major League Baseball, podamos lograr de una manera o de otra que más jugadores ya reconocidos se integren al evento”, dijo el presidente de la Confederación, el dominicano Juan Francisco Puello Herrera. “Nadie sabe si en el curso de los años se produce un cambio dentro del béisbol en que ‘figuras’ del béisbol puedan volver a participar en nuestros torneos.”

Está claro uno de los motivos de la ausencia de grandes figuras en las temporadas invernales y la Serie del Caribe: Los equipos de Grandes Ligas invierten mucho dinero en sus jugadores, y no quieren que se arriesguen jugando entre octubre y enero. Los mismos peloteros, con un futuro económico ya asegurado, no tienen la necesidad de participar en estos torneos.

Los tiempos han cambiado desde que el cubano Rafael Avila, ejecutivo de tantos años de los Dodgers de Los Angeles, llevaba a sus pupilos azules a equipos dominicanos.

“Al Campanis (ex gerente general de los Dodgers) decía que adoraba la pelota invernal, porque adelantaba al jugador”, dijo Avila, quien recordó la época en que nombres como Steve Garvey, Steve Yeager, Bill Russell y Bill Buckner jugaban en la República Dominicana.

Avila dice comprender la actitud de los equipos de Grandes Ligas renuentes a dejar jugar a sus peloteros…pero no la comparte.

“Lo entiendo, pero no lo justifico”, dijo. “Entiendo a los clubes de Grandes Ligas que invierten mucho en sus jugadores y no dejan jugar a sus superestrellas. Es una inversión grande.”

Entonces, claro está que el béisbol invernal ya es otra cosa comparada con los tiempos de antes. Pero el interés parece seguir más que aceptable en los países de la Confederación, con la excepción de Puerto Rico.

“Lo que se tiene que hacer en este caso es seguir a los equipos, no seguir a los peloteros”, dijo Puello. “Pongo el ejemplo de Venezuela. Tú vas a Venezuela y te das cuenta. Con los Leones del Caracas o el Magallanes, la fanaticada en cierta manera no enfoca mucho hacia los jugadores, sino a la tradición del equipo. Tenemos que explotar esto.”

El ejecutivo puso como otro ejemplo la temporada recién concluida de la Liga Dominicana, cuya final de nueve juegos entre el Escogido y las Aguilas generó un fuerte interés en esta media isla.

“Hay jugadores en la República Dominicana que brindan un buen espectáculo”, afirmó. “Tuvimos un lleno completo prácticamente durante todo el torneo, y al final fue un final de película. Se jugaron los nueve partidos a casa llena. La gente no reparaba en los jugadores, sino que reparaba en sus equipos, los Leones del Escogido y las Aguilas Cibaeñas.”

Y ahora se enfocan en los equipos que representan los cuatro países en la Serie del Caribe. Sí, hay más errores. Sí, el béisbol que se juega ahora mismo en invierno y el Clásico Caribeño no es tan limpio como el de antes. Pero las emociones siguen. Y eso es clave para que el espectáculo sea lo suficientemente “picante” para generar un interés digno del evento.

Hora de hacer ajustes en Series del Caribe

AP110205156554.jpg

MAYAGÜEZ, Puerto Rico -
Aquí muchos han comentado sobre la falta de estrellas de Grandes Ligas, cierta
falta de organización y otros inconvenientes que son propios de la Serie del
Caribe
.

Hay cierto mérito en la mayor parte de lo dicho en ese
sentido, pero es una realidad difícil de cambiar. La Serie del Caribe “es lo
que es”, y para mí hay que aceptarlo y gozarlo en lo que se pueda.

Ahora bien, algo con el que nunca he estado de acuerdo es la
hora de inicio de los partidos. Empezar a jugar a las 4:00 local un primer
partido y programar el segundo para las 8:30, es un problema.

Entiendo los argumentos en el sentido de que mientras más temprano,
menos público habrá en las gradas y de la televisión.

¿Pero sería tan distinto empezar a las 3 de la
tarde en vez de las 4? No creo. De cualquier forma estamos hablando de horarios
laborales. Quizás un poco más de sol para los primeros innings del juego, pero
valdría la pena evitar lo que tuvimos en par de jornadas aquí.

En la primera fecha, debido a un maratónico partido de 15
innings en el choque inicial y luego la tradicional ceremonia de inauguración
del evento, el segundo juego terminó alrededor de las 2 de la madrugada.

Y por supuesto, en la cuarta fecha sucedió algo más pesado
todavía. Un retraso de casi dos horas por lluvia, más un encuentro de 10
entradas entre Puerto Rico y Venezuela, provocaron que las acciones terminaran
casi a las 3 de la mañana.

Si la Confederación del Caribe quiere más interés por la
Serie, no va a producirse con partidos tan fuera del alcance de la gente que
tenga horario tradicional de trabajo, y mucho menos los niños.

Ese es un punto a tratar, la posibilidad de empezar
más temprano
“, dijo el presidente de la Confederación, el dominicano Juan
Francisco Puello Herrera.

En los Estados Unidos MLB ha tratado de convencer a la
cadena FOX, dueños de los derechos de la Serie Mundial, a que pongan algunos
partidos en horarios más temprano, por el mismo motivo.

Creo que es hora de hacerlo en Series del Caribe, por lo
menos mientras se mantenga el formato de doble-juegos durante seis días
consecutivos.

La Serie del Caribe puede seguir siendo un evento bueno,  emocionante y de relevancia en el béisbol
profesional, pero lo más recomendable es que vaya haciendo algunos ajustes,
según lo exijan las circunstancias.

Definitivamente, el cambiar los horarios sería una de las
medidas importantes a tomar en cuenta para aumentar el interés en el
espectáculo.

Hasta la Próxima, Desde la Serie del Caribe

 

 

 

 

 

Serie del Caribe 2011

439x.jpg

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.